Agencias, sept (SF).- Uno de los mejores ejercicios físicos para nuestra salud es caminar a paso acelerado, así lo afirma un estudio publicado recientemente por la Universidad de Harvard, Estados Unidos.

Aunque correr «running» puede ser más atractivo para muchos este ejercicio es de amplio impacto para las articulaciones por lo que varios investigadores recomiendan alternar las carreras con las caminatas o incluso sustituirlas del todo.

“Caminar rápido disminuye el riesgo de sufrir hipertensión, reduce los valores de presión arterial. También ayuda a reducir el colesterol, previene la aparición de diabetes puesto que al caminar el organismo procesa el azúcar más rápido. Además mejora la circulación y la tonificación de piernas, abdominales y glúteos, y contribuye a bajar de peso, especialmente si se le dedican entre 45 minutos y una hora diarios”. asegura Mauro Carné, coordinador de actividad física en Metropolitan Galileo de Barcelona.

El también español Dr. Carlos González de Vega San Román, especialista en Medicina Deportiva, explica que «caminar rápido también puede llegar a lesionarte y casi siempre se debe a una mala postura o a malos patrones al caminar. Una mala postura puede determinar la zancada que se dé, también la espalda y la posición de brazos y cabeza puede llevar a sobrecargar ciertas zonas».

Por lo tanto, de acuerdo a tus capacidades física cualquiera de estas dos opciones serán acertadas y saludables para ti, ya sea correr lentamente durante 40 minutos o caminar rápido 20, lo más importante es tener en nuestra rutina diaria una activa actividad física para evitar el sedentarismo así como también mejorar nuestra salud.

Podrías intentar con la siguiente rutina:
Durante tres días por semana combinar diferentes ritmos hasta conseguir aguantar todo el recorrido al máximo ritmo caminando. Por ejemplo, empezar la primera semana combinando dos ritmos, el normal de cuando se camina por la calle (durante 5 min.) con uno más rápido, como si fuéramos con prisa (durante 15 min.)
A la siguiente semana introducir una tercera velocidad, ya más enérgica, en la que notemos cómo suben las pulsaciones, ir reduciendo los minutos de ritmo normal, e ir gradualmente incrementándolos a más velocidad.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios