Berlín, sep 9 (SF).- La lucha por mejores resultados laborales ha llevado a varios países a hacer estudios para determinar cómo sus trabajadores podrían rendir más. Ahí aparecen una serie de variantes que ayudan a la productividad: una vida plena, sin estrés, pasando tiempo en familia, etc. Alemania ha logrado algo histórico en ese tema.

Tras una larga huelga de sus trabajadores, y siendo el país más productivo del mundo, estos pasarán de trabajar 35 horas semanales a sólo 28.

Durante la década de los 80 introdujeron la jornada laboral de 35 horas por semana. Todo un hito para la época, sobre todo pensando que algunos países aún tienen jornadas de 45 horas (en Chile recién se discute la reducción a 40).

Y es que durante los últimos años se ha cambiado el paradigma de «mientras más horas, más produzco» y el mejor ejemplo es Alemania.

Países como Grecia y Venezuela tienen jornadas que alcanzan las 40 horas por semana, siendo muy poco productivos y con economías muy lejanas a la de Alemania. Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Gran responsabilidad en dicho logro han tenido los sindicatos de trabajadores, puntualmente los del rubro metalúrgico. Se estima que unos cuatro millones de personas se beneficiarán con esta nueva regulación.

Grandes empresas como Mercedes-Benz y BMW, por ejemplo, se agrupan bajo el gran sindicato alemán IG Metall, el más grande del mundo, propulsores de la nueva jornada de trabajo.

De ahora en más, las industrias germanas podrán implementar el acuerdo en un plazo flexible. Los trabajadores podrán optar por la reducción de sus jornadas (ya que no es obligatoria), percibiendo un menor sueldo, acorde a las horas trabajadas; pero sin disminuirlo considerablemente, pues al mismo tiempo se dispuso el aumento salarial del 4.3%.

Las nuevas regulaciones contemplan además bonificaciones e incentivos que pueden variar si el empleador tiene problemas económicos.

Esto será posible para quienes tengan una antigüedad de más de dos años. La flexibilidad también es importante, pues si el empleador lo necesita y el trabajador lo quiere, puede extenderse la jornada incluso a 40 horas por semana.

El obrero también podrá sustituir un porcentaje de su sueldo por días de vacaciones. Y aunque ya cuenten con más de 20 días libres, ahora podrán intercambiarlos por dinero.

Según los analistas, el convenio refleja un cambio en la mentalidad de la clase obrera y los empleadores de Alemania. el reconocimiento de que hace falta un mayor equilibrio entre la carga laboral y la vida familiar.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here