Nasa, ago (SF).- A 31 años luz de distancia de nosotros hay una «súper-Tierra» que podría albergar vida. Esta esa una de las novedades anunciadas este miércoles por un equipo internacional de astrónomos, que descubrió un sistema formado por este y otros dos planetas orbitando la estrella GJ 357.

De estos tres cuerpos, los dos más cercanos a la estrella —una enana roja de aproximadamente un tercio de la masa y tamaño del Sol y un 40% más fría que este— no presentan condiciones suficientes como para hospedar seres vivos, según los responsables del hallazgo.

Pero el tercero, el más lejano, sí se encuentra en la denominada zona habitable, es decir, en un área cuyas características permiten potencialmente que haya agua líquida en su superficie y, por lo tanto, vida.

Este nuevo mundo, bautizado GJ 357-d, orbita la estrella cada 55,7 días a una distancia que corresponde a un 20 por ciento de la que separa la Tierra del Sol. Además, se sabe que tiene una masa al menos 6 veces la de nuestro planeta.

El hecho de que tenga características propicias para seres vivos no significa que ya se hayan encontrado pruebas segura de que los haya. Sin embargo, gracias a telescopios que estarán disponibles en unos años, será posible descubrir nueva información al respecto, según explica en un comunicado Lisa Kaltenegger, investigadora de la Universidad de Cornell y miembro del equipo que estudió el nuevo planeta, cuyos resultados se publicaron en la revista Astronomy & Astrophysics.

La clave será confirmar que esta «súper-Tierra» tiene atmósfera, porque eso significaría que “puede mantener agua líquida en su superficie tal y como la Tierra”, explica la astrónoma.

De momento, lo que está claro es que se encuentra a una distancia de su estrella que hace que la temperatura en él no sea “ni demasiado caliente ni demasiado fría”, remarca.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here