Cleveland, jul (SF).- El primer bebé en nacer en los Estados Unidos de América, luego de que su madre recibiera un trasplante de útero de una donante muerta, fue una niña, y se encuentra en perfecto estado de salud.

El hecho ocurrió en junio pero fue hasta esta semana que la Cleveland Clinic lo dio a conocer.

La norteamericana Lindsey McFarland deseaba convertirse en madre pero un problema con su útero se lo impedía. Aplicó para ser candidata a un trasplante y a finales del 2017 recibió el útero de una mujer joven que acababa de fallecer. Dos años después McFarland ha visto nacer a su hija en un parto sin complicaciones.

La clínica ha realizado hasta el momento cinco trasplantes uterinos, tres de ellos con éxito. Próximamente dos mujeres intentarán quedar embarazadas con sus nuevos úteros. La institución médica informó que espera incluir a otras diez mujeres en su estudio.

Hasta el momento, más de una docena de mujeres habían dado a luz con úteros trasplantados de donantes vivas; sin embargo, no fue hasta diciembre de 2018 que Brasil se convirtió en el primer país del mundo en conseguir que un bebé naciese del útero trasplantado de una donante muerta, y ahora Estados Unidos se convierte en el segundo en conseguirlo.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios