Miami, jul (SF).- Con la llegada del verano comienza la temporada baja para los spa del «Estado del Sol», por ello muchos de estos centros de estética y relajación realizan los especiales «Spa Months», que favorecen a sus clientes habituales, además de a los turistas locales y población en general.

Si deseas relajar las tensiones de tu cuerpo, y también las de tu bolsillo, Noticias Sin Fronteras te comparte algunos de los beneficios y de las características de los masajes que debes tener presente a la hora de elegir el ideal para ti.

Conversamos con la terapista Heidis Guerra, y esto fue lo que nos comentó:

¿Por qué son buenos los masajes?

«Sus beneficios son infinitos. Te ayudan a liberar tensiones, tanto físicas como mentales; a tonificar los músculos, a aliviar los dolores, porque cuando masajeamos relajamos el sistema nervioso. También estimula el sistema linfático y el sistema inmune, así que puedes mejorar tus defensas».

¿Cómo saber qué masaje necesitamos?

«El tipo de masaje que se necesite va a depender de las condiciones y el estilo de vida de la persona. Por ejemplo, si está bajo estrés por mucho trabajo o cansancio físico, se recomienda el masaje relajante que lleva una técnica delicada pero a la vez firme. Te ayuda a palear dolores y tensiones, y es el más recomendado y usado.

«Está también el masaje descontracturante o deep tissue, que se aplica cuando tenemos un exceso de tensión o estrés, o para personas que van al gimnasio o practican muchos ejercicios físicos. Es un masaje bastante doloroso por las técnicas empleadas, y requiere de mucha fuerza por parte del masajista ya que tenemos que llegar a las capas más profundas de los músculos. Es un masaje que ofrece mucho alivio, sobre todo en zonas como el cuello, la espalda, la región lumbar y las piernas.

«También está el masaje deportivo, recomendado para atletas o personas con muy alta actividad física. Se puede usar antes o después de competencias porque son maniobras para aumentar la capacidad de trabajo del músculo y para evitar lesiones. Usamos muchos estiramientos y esas técnicas también son buenas para todos en general.

«Hay muchos otros tipos de masajes, pero esos, generalmente, son orientados por médicos. Ejemplos: el masaje linfático, el podal, reflexología, la terapia cráneo-sacral, masajes con piedras calientes, masaje tailandés, etc. Ya depende de lo que esté buscando cada persona».

¿Con qué frecuencia se recomiendan los masajes?

«Podemos darnos masajes todas las veces que queramos. Mientras más frecuente lo recibas, en mejores condiciones estará tu cuerpo. Sin embargo, no es recomendable darse masaje con fiebre, bajo los efectos del alcohol, cuando hay inflamaciones agudas, heridas abiertas, o enfermedades infeccionas en la piel».

¿Dónde es mejor recibir el masaje, en la casa o en el spa?

«Cualquier lugar puede ser bueno para darse un masaje siempre que cumpla con algunas condiciones. Debe ser un lugar tranquilo en el que hayan olores y temperaturas agradables, velas o inciensos, y todo lo que necesite la persona para sentirse a gusto y relajada».

¿Debe el terapista ejercitarse físicamente como complemento para su trabajo?

«Es importante que el masajista practique ejercicios y esté en buena forma física porque es una profesión que demanda mucha fuerza y resistencia.

«Debe estar preparado para estar largas horas de pie y adoptar las posiciones que requiera cada masaje, así como aplicar las manipulaciones y técnicas con la intensidad necesaria, según las necesidades del cliente y el masaje que se vaya a emplear».

¿Carga el terapista con la energía del cliente?

«La profesión del masaje es muy física. A veces, queramos o no, cargamos con la energía del cliente, sea buena o mala. Tu instrumento de trabajo es tu cuerpo, específicamente las manos; por lo que, en ocasiones, al final del día estamos muy, muy cansados.

«Creo que es importante que los masajistas limpiemos nuestra energía para evitar estar constantemente casados y bajos de ánimo. Lo podemos hacer como cualquier otra persona, con técnicas de relajación, respiración, meditando, haciendo ejercicios al aire libre, descalzándonos cuando llegamos a casa, o realizando yoga».

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser masajista?

«Para mí lo mejor de mi trabajo es la satisfacción de sentir que estás ayudando a alguien; que con tus manos estás brindando algo bueno a la vida de las personas que vienen a ti.

«Ver a alguien que llegue destruido, física y emocionalmente, y que cuando salga del masaje tenga una sonrisa de satisfacción y serenidad, y te dé un abrazo y te diga: ‘Gracias’, y que se siente ‘como flotando’, es maravilloso. De verdad que no tiene precio».

Heidis Guerra es terapista certificada desde hace siete años y ejerce su profesión en el Spa Bamford Haybarn ubicado en el 1 Hotel de South Beach, Miami, Florida.

Para comunicarse con Heidis y cotizar algún masaje en dependencia de sus dolores, puede contactarla a través del 786-863-2965, o @casanellas_heidi en la red social Instagram.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios