Miami, july 4th (SF).- Este 4 de julio, como cada año desde 1776, los estadounidenses celebran su independencia de las 13 colonias británicas, una fecha que se han prohibido pasar por alto por considerar a su libertad pilar y bandera de los Estados Unidos de América.

Los que emigramos y somos adoptados por esta gigantesca nación asimilamos esta celebración que llena las calles de rojo, azul y blanco, desfiles en las mañanas y fuegos artificiales en las noches, con entusiasmo y nostalgia hacia nuestras tierras originarias.

Pero, ¿qué es la libertad? Es una palabra tan abstracta que me cuesta definirla, porque si de algo estoy clara hoy día es de que aunque han cambiado las formas de opresión, aún no somos libres.

Aquí les dejo un video del psicólogo español Mario Luna que explica este último argumento de manera más sencilla:

Apartando esa realidad, que sin dudas favorece a los que vivimos legalmente en este pedazo de tierra del planeta, me pregunto a dónde llegaríamos como especie humana si verdaderamente todos fuéramos libres, si conscientemente todos entendiéramos y respetáramos nuestros derechos, nuestras libertades como seres humanos sin necesidad de remitirnos a The Bill of Rights.

La libertad, ese derecho fundamental de cada ser humano, ha sido defendida por todos los padres fundadores de la independencia en el continente americano. El político y presidente mexicano Benito Juárez dijo: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

El apóstol cubano José Martí aprovechó estas tierras, que hoy me cobijan, para pronunciar uno de sus discursos más completos sobre la libertad «Con todos y para el bien de Todos», lo hizo en 1891 en el Liceo Cubano de Tampa, Cayo Hueso, Estados Unidos.

«Su derecho de hombres es lo que buscan los cubanos con su independencia; y la independencia se ha de buscar con alma entera de hombre».

Han pasado varios siglos desde que se conformó la primera Constitución Moderna. Desde 1788, unos 10 años después de la declaración de Independencia, y hasta hoy, los Estados Unidos, uno de los países más libres del planeta, celebra su «libre albedrío» con alardes armamentísticos frente al Congreso. Eso me hace preguntarme ¿Cuánto hemos avanzado y cuánto nos falta para llegar a ser verdaderamente libres?

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios