Washington, ene 28 (SF).- Estados Unidos sancionará a la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) dentro del proceso de presión contra el Gobierno de Nicolás Maduro, al que no reconoce como mandatario legítimo, anunciaron Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en rueda de prensa en la Casa Blanca.

Sin embargo, Mnuchin remarcó que la filial de PDVSA en Estados Unidos, Citgo, podrá continuar sus operaciones, siempre que sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada en Estados Unidos.

La medida ordena el bloqueo de 7.000 millones de dólares en activos de PDVSA en Estados Unidos. Las autoridades norteamericanas adelantaron que las medidas provocarán otros 11.000 millones de dólares en pérdidas para la petrolera a lo largo del próximo año.

«La designación de PDVSA ayudará a evitar futuros desvíos de activos de Venezuela por Maduro y mantener esos activos para el pueblo venezolano. El camino de suspensión de estas sanciones a PDVSA es a través de la rápida transferencia del control al presidente interino o un gobierno posterior, elegido democráticamente», dijo Mnuchin.

El miércoles pasado, el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, se adjudicó las competencias del Ejecutivo como presidente encargado, hecho que ya fue respaldado por Estados Unidos y varios países latinoamericanos, mientras otros Gobiernos exigieron a Maduro que convoque en la brevedad elecciones.

El secretario del Tesoro remarcó que «con efecto inmediato, en cualquier compra de petróleo venezolano, el dinero tendrá que ir a cuentas bloqueadas».

«Estados Unidos está haciendo responsables a los causantes del trágico declive de Venezuela», agregó.

De este modo, Estados Unidos mantiene las compras de petróleo venezolano, del que es uno de los principales receptores, pero los fondos resultantes serán controlados por Guaidó.

Las exportaciones venezolanas de crudo a Estados Unidos han bajado constantemente en los últimos años, especialmente en la última década, a medida en que la producción del país se desploma en medio de su larga crisis económica y política. Estados Unidos importó de Venezuela menos de 500.000 barriles diarios de crudo y derivados de Venezuela en el 2017, comparado con más de 1,2 millones de barriles diarios en el 2008, de acuerdo con la Administración de Información de Energía.

Aun así, Venezuela ha sido el tercero o cuarto mayor abastecedor de crudo a Estados Unidos y cualquier interrupción pudiera ser costosa para las refinerías. En el 2017, Venezuela representó 6% de las importaciones de crudo de Estados Unidos.

Venezuela vende 41% de sus exportaciones de crudo a Estados Unidos, y el país depende grandemente de esas exportaciones.

Venezuela vive una tensión política luego de que Juan Guaidó se autoproclamó presidente ante la «usurpación» que, considera, hizo Nicolás Maduro de la Presidencia.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here