Agencias, ene 27 (SF).- Los padres de Julen, el niño de dos años que fue encontrado muerto tras caer a un pozo en España, se encuentran devastados al revivir nuevamente el terrible episodio que les significó la muerte del hermano mayor de Julen en el 2017.

“¡No, otra vez no!” fue el grito desgarrador del padre de Julen, tras conocer el trágico desenlace. En tanto, la madre salió corriendo gritando su dolor y pidiendo a las autoridades entre un clima de tensión que alejaran a la prensa.

La pareja que había perdido a Julen revivía el dolor que les provocó la muerte de su primer hijo Oliver, quien a sus cortos tres años murió de un ataque al corazón. Ahora sus hijos se han reecontrado.

El anuncio de la muerte de Julen, que desde hace días era dada como la posibilidad más segura aunque la familia mantuvo la esperanza hasta el final, provocó una avalancha de mensajes de condolencias en todo el país, particularmente entre figuras políticas.

El pequeño Julen Roselló cayó por accidente, según sus padres, el 13 de enero en un pozo abandonado de 25 centímetros de diámetro y más de 100 metros de profundidad cavado para buscar agua.

El pequeño jugaba en un terreno perteneciente a un familiar mientras sus padres almorzaban cerca del pozo, que según las autoridades se cavó sin autorización.

El caso pasó ahora a manos de la justicia, indicó a la prensa el delegado del gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien horas antes había anunciado en Twitter el hallazgo del cuerpo sin vida del niño a la 01h25 de la madrugada local.

El diario local Málaga Hoy, que cita a fuentes cercanas al caso, informó que en la autopsia se halló que Julen falleció el mismo día de la caída como consecuencia de “un traumatismo craneoencefálico”.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios