México, ene 21 (SF).- El número de muertos por la explosión en una toma clandestina de hidrocarburo en Tlahuelilpan, en el estado mexicano de Hidalgo, pasó de 85 a 89 personas en las últimas horas, informaron este lunes fuentes oficiales.

El estallido ocurrió en la comunidad de Tlahuelilpan, a unos 120 km de la capital, luego de que un ducto fuera perforado por traficantes de combustible y cientos de personas, incluidas familias enteras, se lanzaron para llevarse gasolina en contenedores.

Imágenes de televisión mostraron altas llamas hacia el cielo nocturno, mientras la tubería se incendiaba en el municipio de Tlahuelilpan, a pocos kilómetros de la refinería de Tula.

Tomas de video captadas horas antes mostraban lo que parecen chorros de gasolina que se elevan por varios metros.

Dos horas después de que perforaron el conducto, «se nos informa que había habido una explosión» y «las llamas estaban consumiendo todo lo que había alrededor», añadió Fayad.

El ducto, informó de su lado en la conferencia Octavio Romero, director de la estatal Petróles Mexicanos (Pemex), estaba en proceso de ser llenado, luego de que el 23 de diciembre pasado se suspendió su operación por órdenes de López Obrador para combatir el llamado «huachicoleo», como se conoce el robo y tráfico de combustible. Este delito deja pérdidas por unos 3.000 millones de dólares anuales.

La investigación de «los hechos va a estar a cargo de la Procuraduría General» (fiscalía), dijo de su lado López Obrador.

Imágenes captadas justo después del estallido muestran a numerosas personas gritando y corriendo mientras ardían en llamas, otros caminaban sobre la carretera con amplias del zonas del cuerpo severamente afectadas por el fuego.

Los cuerpos carbonizados permanecen en el lugar en la posición en la que fallecieron y en la maleza se observa ropa quemada.

Durante la madrugada, varias personas se trasladaron hasta el centro de la explosión para intentar identificar entre los cuerpos carbonizados a sus familiares desaparecidos.

El presidente dijo que seguirá con su estrategia de combatir el robo de combustibles, un delito que ha repuntado en los últimos años en México de la mano del narcotráfico y que es parte de la diversificación de sus actividades delictivas.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here