Agencias, nov 8 (SF).- Una iniciativa de ley presentada en el Senado por legisladores afines al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, podría legalizar el consumo de la marihuana en México en los próximos meses.

Entre los aspectos clave de la propuesta de ley se incluyen la regulación del consumo, la comercialización y el uso de los derivados de la marihuana con fines medicinales.

Una propuesta que, entre otras cosas, busca mitigar la violencia generada por el crimen organizado en un país como México, que de acuerdo un informe de Naciones Unidas, es actualmente el mayor productor de cannabis del planeta.

De acuerdo con la iniciativa de Ley General para la Regulación y Control de Cannabis presentada en el Senado por Olga Sánchez Cordero (quien sería la próxima secretaria de Gobernación) y Ricardo Monreal, legisladores de Morena, la propuesta busca contrarrestar la fallida política de la última década para erradicar la violencia de los cárteles de la droga.

“La política prohibicionista que México adoptó en los últimos dos sexenios, materializada en ese conflicto armado llamado ‘Guerra contra el narcotráfico’, ha generado dos consecuencias que dan cuenta del fracaso de la misma: el endurecimiento de la violencia en todos los rincones del país y la criminalización de sectores vulnerables de la sociedad a causa de actividades relacionadas con el cannabis”, señala la iniciativa de ley en su exposición de motivos.

En el mismo sentido, advierte que los compuestos químicos del cannabis, el Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD), podrían resultar beneficiosos para amplios sectores de la población dentro de tratamientos médicos, a pesar de los efectos negativos que también podría generar el abuso de cualquier medicamento.

“El THC es una sustancia con efectos tanto benéficos como adversos para la salud de las personas”, señala la iniciativa de ley. “Desde el punto de vista de sus efectos negativos, no existe algún motivo por el cual el cannabis no sea legal, mientras que el alcohol y el tabaco lo sean”, agrega el texto.

La iniciativa también propone un “modelo de regulación legal estricta; es decir, el punto medio entre prohibición absoluta y el libre mercado”, con el objetivo de mitigar los abusos comerciales de algunas empresas que pretendan incentivar su consumo con el único fin de obtener más ganancias.

A través de la regulación, señala la iniciativa, el Estado tendrá la capacidad de acompañar el mercado con información, estándares mínimos, monitoreo, verificación y evaluación.

En el artículo 40, se explica todos los aspectos que pretende regular dicha ley, los cuales incluye “la siembra, cultivo, cosecha, producción, etiquetado, empaquetado, promoción, publicidad, patrocinio, transporte, distribución, venta, comercialización, y en su caso, la aplicación de medidas de seguridad y sanciones relativas al cannabis”.

También establece que “toda persona tiene derecho a portar hasta 30 gramos de cannabis”. Las personas que requieran llevar más de esta cantidad tendrían que solicitar un permiso al nuevo Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios