Denver, nov 5 (SF).- Una funeraria de Colorado en Estados Unidos, clausurada en febrero pasado tras un operativo del FBI, entregó a familias de docenas de muertos cenizas de los restos humanos mezcladas con cemento en polvo.

El reporte fue revelado este lunes y se encontró a cargo del personal del FBI y de expertos de la Universidad Colorado Mesa (CMU). Además, se indicó que la tercera parte de los 128 casos analizados de cremaciones realizadas en la funeraria Sunset Mesa, situada en la ciudad de Montrose, se detectaron “sustitutos” añadidos a las cenizas humanas.

En otros casos, los investigadores hallaron metales, productos de limpieza, dientes, a pesar de que el fallecido no los tenía, o huesos incompatibles con los del fallecido.

El reporte indica que, durante el operativo, hace nueve meses, agentes del FBI encontraron evidencia de que las “cenizas” eran fabricadas, lo que se lograba al mezclar cenizas de varios cuerpos (con restos humanos de otro crematorio), cemento en polvo y sustancias desconocidas.

El pasado 12 de febrero, el Departamento de Agencias Regulatorias de Colorado (DORA) anunció el cierre definitivo de la funeraria Sunset Mesa, luego de ocho años de operaciones, al comprobarse irregularidades por lo menos a partir de 2016 con respecto a la cremación o embalsamado de cuerpos.

Los investigadores de DORA comprobaron que en cinco ocasiones la cremación se realizó sin la autorización correspondiente y que en por lo menos un caso un cuerpo fue embalsado sin el permiso de la familia. En otros casos, los cuerpos fueron vendidos para estudios científicos o médicos, sin el consentimiento de los deudos.

De hecho, el FBI le informó a una familia de que, contrariamente a lo que creía, el cuerpo del fallecido no había sido cremado, sino que “partes” de ese cuerpo fueron halladas en la funeraria y que las cenizas que recibieron eran de otro fallecido.

En otro caso, la viuda recibió cenizas que incluían parte de la cremallera de un pantalón y de un reloj, aunque su esposo no vestía pantalón con cierre ni llevaba reloj en el momento de ser cremado.

Por el momento, la dueña de la funeraria, Megan Hess, no enfrenta cargos criminales, dado que en Colorado no existen leyes que regulen o impidan la venta de cuerpos humanos.

Sin embargo, DORA inició varias “medidas administrativas” contra Hess y por lo menos dos demandas judiciales en su contra fueron presentadas en cortes locales mientras prosiguen las investigaciones del FBI.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios