Santiago de Chile, ago 3 (SF).- El Gobierno chileno anunció esta semana que impulsará la tramitación de un proyecto de ley para cambiar el nombre de la emblemática Isla de Pascua a Rapa Nui, la etnia originaria de la zona turística famosa por sus cerca de 900 estatuas de piedra conocidas como moais.

El presidente de centro derecha Sebastián Piñera viajó al remoto lugar, en el medio del océano Pacífico, para anunciar la medida, el mismo día en que comenzaban a regir nuevos requisitos para ingresar a la isla.

Piñera firmó un documento para discutir en 15 días en la Cámara de Diputados un proyecto -ingresado hace dos años al Congreso- para cambiar el nombre de Isla de Pascua, que fue acuñado después de que una expedición holandesa llegó al lugar el día de Pascua de Resurrección hace casi tres siglos.

“Hoy queremos hacer un acto de reconocimiento histórico. Un acto que interpreta muy fielmente los anhelos, los deseos de los habitantes de la isla. Es un acto de reinvindicación”, dijo Piñera aludiendo al proyecto de ley que implica una modificación de la constitución chilena.

Rapa Nui, declarado patrimonio de la humanidad por Unesco, destaca por su aislamiento, ya que se ubica a unos 3.700 kilómetros al oeste de Chile continental y a 1.770 kilómetros de la isla más cercana. Es pequeña: no supera los 170 kilómetros cuadrados y se abastece de recursos del territorio continental. 

Los integrantes de la etnia Rapa Nui aprobaron el año pasado la creación de una gigantesca área marina de 700.000 kilómetros cuadrados para la protección de sus ecosistemas.

Varias amenazas ponen en riesgo las especies marinas de la isla, como la sobreexplotación de sus recursos pesqueros, el número creciente de visitantes, la introducción de especies exóticas invasoras, la acidificación del océano y el cambio climático.

Para contrarrestar los potenciales daños que dejan las miles de visitas cada año a la isla, Piñera puso en marcha un conjunto de requisitos para el ingreso de turistas a Rapa Nui, entre los que destaca una permanencia máxima de 30 días en la zona.

“Esta es una isla mágica. Todos queremos visitarla, pero también es una isla sensible y vulnerable. Tenemos que cuidarla”, dijo Piñera.

Con el fin de apoyar su preservación, Chile empezará a limitar el tiempo de estancia que los turistas podrán permanecer en la Isla de Pascua.

Sobre las restricciones a la permanencia de los turistas, Mónica Zalaquett, subsecretaria de Turismo de Chile, dijo que se están tomando medidas este año porque de esperar, por ejemplo, hasta 2023, quizá se tendría que cerrar la isla, “lo que sería realmente terrible para el país”.

Zalaquett precisó que el punto no es cuántos turistas ingresan a Rapa Nui -en 2017 lo hicieron 100 mil-, sino que las cifras indican que muchos llegan con intención de quedarse “y eso es lo que esta ley busca regular”.

Asimismo, indicó que en la última década la población se ha duplicado al igual que la basura o el número de vehículos.

Los habitantes de la isla donde están las misteriosas y gigantescas estatuas de piedra llamadas “moai” se llaman a sí mismos “rapanuis”.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios