Detroit, jul 31 (SF).- La cantante Amara La Negra está harta de que las mujeres afrolatinas no aparezcan “ni en las telenovelas, ni en las películas, ni en las revistas”, y aspira a ser para los jóvenes de hoy el icono que en su día representó Celia Cruz, a quien conoció de niña cuando era bailarina del programa “Sábado Gigante”.

Amara (1990, Miami), cuyo nombre real es Diana de los Santos, conversa con Efe en Detroit, donde participa como embajadora en un evento de Planned Parenthood, la mayor red de clínicas de salud sexual de EE.UU. y que atiende, sobre todo, a mujeres con pocos recursos.

Aunque ahora firme contratos discográficos, grabe películas para Netflix y sea considerada una de las personas más bellas para la revista People, esta joven de origen dominicano no siempre lo tuvo fácil, y ella misma fue una adolescente que usaba los servicios de Planned Parenthood y los cupones de alimentos (“Food Stamps”).

La cantante de pop urbano, protagonista del programa “Love & Hip-Hop” de VH1, lleva en los escenarios desde bien pequeña como una de las bailarinas del programa “Sábado Gigante” de Univisión.

Allí, y en otras ocasiones, conoció a la reina de la salsa, Celia Cruz, a quien le encantaría decirle “que su esfuerzo valió la pena” y que “su humildad y energía” le inspiraron para tomar su testigo y convertirse en un icono de la generación milenial.

Celia Cruz fue la única afrolatina que pudo tener como referente durante su infancia y lamenta que, 20 años después, esa discriminación no dé tregua.

“No estamos en las telenovelas, ni en las películas, ni en las portadas de revistas. No estamos en ningún sitio y cuando por fin nos ponen somos las esclavas, como en “Xica Da Silva”, o las chachas, las nanas o las drogadictas”, criticó.

La artista detalló que no fue hasta los 6 o 7 años cuando empezó a darse cuenta de que la trataban diferente a los demás, e incluso en el programa donde bailaba de pequeña la solían colocar al fondo o bien al medio, ya que destacaba demasiado al ser la única negra.

Desde entonces, decidió no dejarse “pisotear” y convencer a las afrolatinas de toda América de que tienen que abrazar “su color de piel, la textura de su pelo y las facciones de su rostro”, ya que cree que ese mensaje, el de aceptarse a sí misma, trasciende su música.

“Quiero ser una leyenda y no necesariamente a través de mi música. Ganar un Grammy o un Billboard es fácil si trabajas bien, pero yo aspiro a tener un Nobel de la Paz porque eso quiere decir que hiciste una diferencia en el mundo”, detalló la artista, cuyo mayor miedo es que su legado “caiga en el olvido” el día que muera.

La cantante quiso dar su apoyo a Planned Parenthood en un momento crucial, cuando la administración de Donald Trump quiere recortar sus fondos y la nominación de un juez conservador para la Corte Suprema pone en peligro el acceso al aborto en Estados Unidos.

Please follow and like us:
error

Comenta con tu Facebook

commentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here