Agencias, jul 13 (SF).- Al menos 22 casos de cáncer de ovario se han reportado entre mujeres que usaron polvos de talco de la transnacional Johnson & Johnson, uno de los productos más icónicos del conglomerado de salud que está siendo condenado a pagar 4.690 millones de dólares.

El veredicto masivo, dictado por un jurado en Saint Louis (Missouri), señala que la multinacional deberá pagar esos millones a 22 mujeres y sus familias, que culpan de su fatal enfermedad al asbestos que contamina el producto para bebés.

La compañía ya ha anunciado que apelará el histórico fallo.

El jurado popular decidió que se indemnice a las afectadas con 550 millones de dólares como compensación por los daños causados. A esa cantidad le sumó después 4.140 millones como sanción para castigar la conducta de la compañía por no advertir a los usuarios del producto que el polvo de talco elevaba el riesgo de contraer cáncer de ovario. Se trata del veredicto más grande impuesto en este caso hasta la fecha.

Seis de las demandantes fallecieron y 17 de ellas no son de Missouri, un Estado donde los tribunales suelen ser muy receptivos a este tipo de demandas colectivas. El veredicto se conoció tras cinco semanas de testimonios de expertos de las dos partes.

Mark Lanier, abogado de las mujeres, acusó a J&J de “encubrir durante más de 40 años evidencias de la existencia de asbestos en sus productos”.

La batalla legal es monumental. Johnson & Johnson se enfrenta a más de 9.000 demandas por todo los Estados Unidos.

En su defensa utiliza el argumento de que el talco es un producto seguro y libre de asbestos. La agencia que supervisa la seguridad de los alimentos (FDA, en sus siglas en inglés) realizó un estudio con muestra del producto en las que no detectó presencia de esta fibra cancerígena. “Es todo una conspiración”, valora Bart Williams, abogado de J&J.

En un veredicto anterior en Los Ángeles, la compañía fue condenada a pagar 417 millones a una mujer. Era el más alto hasta ahora pero aquel fallo fue apelado con éxito por la compañía. “Se impuso la ciencia”, añade Williams.

También otro en Missouri, donde la multinacional tiene en curso varias apelaciones pendientes de resolver. J&J anunció de inmediatico que recurrirá este último también, porque el juicio estuvo plagado de errores.

El talco es un mineral que se encuentra muy próximo al asbestos en el proceso de minado. No en todas las demandas se vincula el cáncer de ovario con esta sustancia cancerígena, de hecho las tácticas de los abogados fueron cambiando. Pero en este último juicio, los abogados argumentaron que se mezclaron en el proceso de minado y después fue imposible de separar. J&J lo negó rotundamente y explicó que su proceso de purificación garantizar que está limpio.

Actualmente hay más de 300 demandas pendientes en California y más de 4.500 por el resto de EE UU. El uso del asbestos está prohibido desde hace décadas en gran parte de los países por su elevada toxicidad y a que la fibra es potencialmente cancerígena.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios