Agencias, jun 11 (SF).- William Bancroft y su familia fueron expulsados del restaurante IHOP de ‘Hot Springs’ (Arkansas, EE UU) cuando el menor de 3 años, nacido sin brazos, usó sus pies para echarse sirope en las tortitas, tal y como ha afirmado su madre Alexis Bancroft en Facebook.

Según su narración, cuando el pequeño William estaba empleando sus pies para echarse el sirope, el gerente del establecimiento se acercó para recriminarles la acción. Este hecho provocó una discusión, que terminó con la marcha de la familia sin pagar sus consumiciones.

Otros clientes, en su apoyo, hicieron lo mismo A su vez, varios testigos presentaron reclamaciones ante el empleado por lo sucedido, estimando que se trataba de una acción discriminatoria.

Al día siguiente, William intentó comer en otro establecimiento de manera ordinaria condicionado por los hechos- lo cual es “algo que obviamente no puede hacer”, denunciaba su madre.

Además, Alexis Bancroft explicó en redes sociales que lavó los pies a su hijo nada más entrar al establecimiento y, a continuación, dijo que si “preguntan al resto de la clientela si se han lavado las manos antes de agarrar los botes de sirope”. “Solemos ir a restaurantes de la zona, y nunca nadie nos ha dicho nada sobre él”, sentenció.

Respuesta del restaurante Por su parte, la cadena norteamericana de restaurantes ha publicado un comunicado expresando su disculpa. Asegura que ofrecerá mejor formación a sus empleados sobre cómo afrontar el trato con personas con discapacidad.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios