Nueva York, may 16 (SF).- Un juzgado de Nueva York ha condenado a cadena perpetua sin posibilidad de liberación a Yoselin Ortega, la niñera dominicana que en 2012 asesinó a cuchilladas en Manhattan a los dos niños que cuidaba: Leo Krim, de 2 años, y su hermana Lucia, de 6.

El juez Gregory Carro describió el crimen como “el mal en estado puro” y afirmó que los miembros del jurado tuvieron razón al rechazar la defensa de Ortega de que tenía problemas mentales y no podía ser considerada responsable de sus actos.

Antes de escuchar la sentencia, la exniñera habló en audiencia pública por primera vez desde que comenzó el juicio hace seis semanas y pidió perdón. Entre lágrimas, la mujer dijo a la corte que “siente mucho todo lo que sucedió”, y dijo que espera que “nadie pase por lo que ha pasado”.

Los padres de los niños también hablaron antes de la lectura de sentencia. La madre, Marina Krim, afirmó que Ortega no había logrado su objetivo final: “Destruir lo que Kevin y yo habíamos creado y construido: una familia inspirada, feliz y próspera”.

Por su parte, Kevin Krim le pidió al juez que condenara a la acusada a la pena máxima para garantizar “que nunca pueda salir de la prisión con vida”. “La acusada no sabe nada de responsabilidad o de remordimiento. Es correcto que ella viva, se pudra y muera en una jaula de concreto y metal”, dijo.

El escalofriante asesinato tuvo lugar en el apartamento de la familia Krim en Manhattan el 25 de octubre de 2012. Al llegar a casa con su otra hija, de tres años, Marina Krim vio que el departamento estaba oscuro y “extrañamente silencioso”, con una luz encendida en el baño. Cuando abrió la puerta del baño, descubrió a sus dos hijos en un baño de sangre en la bañera. Lucia fue apuñalada más de 30 veces, y Leo recibió cinco cuchilladas.

Ortega, que había estado trabajando para la familia Krim durante casi dos años, estaba empapada en sangre y se estaba apuñalando en el cuello en un intento de suicidarse.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios