Agencias, mar 9 (SF).- El presidente de EE UU, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, se reunirán en mayo en un lugar aún por determinar para explorar una desnuclearización de la península coreana.

Kim se comprometió, siempre según este emisario, a parar los ensayos con armas nucleares y misiles balísticos. Este encuentro supone una audaz apertura diplomática entre dos líderes de trazos duros, que se ha dedicado a insultarse en lo personal –vejestorio maníaco y pequeño hombre cohete- y a lanzar amenazas de un país al otro, poniendo al mundo al borde de un conflicto como no se había experimentado desde el conflicto de los misiles soviéticos en Cuba, en 1962.

El encuentro supone una audaz apertura diplomática entre dos líderes de trazos duros, que se ha dedicado a insultarse en lo personal y a lanzar amenazas de un país al otro

El propio Trump se acercó a los corresponsales a informarles que el enviado surcoreano iba a comunicar algo importante. El anuncio se produjo fuera del Ala Oeste, en el exterior. Luego, Trump agradeció “las bonitas palabras” de la delegación de Seúl. Habían dicho que Kim está dispuesto a la completa desnuclearización de la península de Corea. La Casa Blanca se lo apuntó como un tanto, reflejo del endurecimiento de las sanciones que EE.UU. ha impulsado y que incluso ha llevado a China a empezar a aplicarlas

Siempre según esta versión, el régimen de Pyongyang “entiende la rutina de las maniobras militares conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos y expresa su voluntad de reunirse con Trump lo antes posible”.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios