El principal acusado de la violación y asesinato de una niña en Pakistán fue condenado a cuatro penas de muerte este sábado, en un caso que conmocionó al país y alimentó el miedo a un asesino en serie que atacaba a los niños.

Zainab Ansari, de seis años, fue asesinada y abandonada bajo una montaña de basura en Kasur, Pakistán, donde se registraron al menos una decena de casos similares en el último año.

Imran Alí, de 24 años, fue declarado culpable de la muerte de Zainab Fatima Ameen, de 6 años, cuyo cadáver fue hallado a principios de enero. Zainab era el duodécimo niño asesinado en los dos últimos años en un radio de 2 km en torno a Kasur, una localidad del este del país, según las autoridades.

Alí, cuyo ADN fue hallado sobre Zainab y otras seis víctimas, confesó ocho crímenes en total.

“La corte pronunció cuatro penas de muerte contra este asesino en serie”, una “por haber secuestrado a Zainab”, otra por “haberla violado”, una tercera “por haberla matado” y la cuarta “por otras inculpaciones terroristas”, declaró a la prensa el fiscal general de la provincia de Pendjab, Ihtesham Qadir.

El juicio, que no concernía a las otras presuntas víctimas de Alí, se celebró a puerta cerrada en la cárcel Kot Lakhpat de Lahore por motivos de seguridad.

El tribunal también condenó a Imran Alí a otras penas, entre ellas una de cadena perpetua y varias multas por un total de 3,2 millones de rupias (unos 23.700 euros) por haber “ocultado su cadáver en la basura”, agregó el fiscal.

La violación y el asesinato de la niña conmocionaron a la opinión pública en Pakistán. Una violenta manifestación contra la supuesta inacción de la policía dejó dos muertos en Kasur.

Famosos, políticos de la oposición y personas anónimas exigieron la detención del culpable mientras que la etiqueta #JusticeForZainab circulaba en las redes sociales.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios