Indiana, sep 27 (SF).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este miércoles un plan de recorte de impuestos que calificó como «el más grande que haya habido en la historia» de su país. Sin embargo, la reforma que aún debe ser aprobada por el Congreso, favorecería, según los demócratas, a los más ricos.

Bajo el nuevo esquema planteó una serie de recortes a las cargas impositivas federales que pagan tanto los ciudadanos como las empresas.

«Vamos a recortar los impuestos para la clase media, haciendo la carga impositiva más simple y más justa para el día a día de los estadounidenses. Y vamos a traer de nuevo los empleos y bienestar que se fueron de nuestro país», dijo en Indiana.

Entre las reducciones principales para las familias, la propuesta de Trump dice que: Los primeros US$12.000 que gane cada persona de forma individual serán libres de impuestos.

Los primeros US$24.000 de ingresos ganados por una pareja también serán libres de impuestos.

Marca tres topes de impuesto sobre la renta para los trabajadores, dependiendo el monto de sus ganancias: 12%, 25% y 35%. Además, propone la eliminación de los impuestos sobre las herencias.

La deducción de impuestos para personas solteras o casadas sería casi del doble de la que actualmente está en vigor: US$6.350 para personas solteras, y US$12.700 para las parejas casadas.

Para los negocios, los principales beneficios que plantea la reforma son:

Una reducción de la carga impositiva a las grandes corporaciones de 35% a 20%.

Una tasa máxima de 25% para las «entidades de paso», como las sociedades de responsabilidad limitada.

«Recortaremos drásticamente la tasa impositiva a las empresas, para que las compañías y trabajadores estadounidenses puedan derrotar a nuestros competidores extranjeros y volver a ganar de nuevo», dijo Trump.

Al igual que la reforma al plan de cobertura médica conocido como Obamacare, la reforma a los impuestos fue una de las grandes promesas de la campaña de Donald Trump.

El senador y líder de los demócratas Chuck Schumer dijo que en los hechos este plan beneficia al 1% de los estadounidenses que tienen más ingresos, además de que generará un boquete en la recaudación.

El presidente aseguró que él no será beneficiario del plan de recorte de impuestos, uno de los señalamientos que recibió en los últimos meses.

Para Nancy Pelosi, líder demócrata en la Cámara de Representantes, el plan de Trump es «vago» y tiene «matemáticas engañosas».

«El pueblo estadounidense encuentra un plan de impuestos que pone a los multimillonarios primero», dijo Pelosi.

Los economistas que desestiman el plan han advertido en los últimos meses que puede traer un aumento la deuda del Estado en miles de millones de dólares durante la próxima década.

Según la Tax Foundation, un centro de estudios sobre política impositiva, los ingresos caerían en al menos US$4,4 billones, pero una gran parte podría recuperarse con nuevos ingresos.

Comenta con tu Facebook

commentarios