Hong Kong, sep 17 (SF).- Un joven de 21 años murió en un el mayor parque de atracciones de Hong Kong, China. El hombre estaba al interior de una casa embrujada «Enterrado vivo», mientras el complejo se preparaba para su fiesta anual de Halloween.

De acuerdo a medios locales, el joven, apellidado Cheung, murió el sábado al ser golpeado por un ataúd. El personal de Ocean Park lo encontró inconsciente cinco minutos después de que entrara en la atracción, explicó el director ejecutivo del parque, Matthias Li.

Los visitantes tendrán «la experiencia de ser enterrado vivo solo, antes de luchar contra su salida de su oscura y misteriosa tumba», promete la empresa en su página web. El recorrido se realiza en un ataúd reconvertido en vehículo, por «un laberinto rocoso lleno de espantosos ghouls (seres mitológicos».

La policía abrió una investigación por el hecho, aunque un comunicado indicó que se presume que el joven salió del recorrido autorizado por la atracción.

Por el momento, la atracción fue suspendida por el gobierno local.

Comenta con tu Facebook

commentarios