Agencias, sep 9 (SF).- El Servicio Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC) ha informado que el huracán Irma ha recobrado su fuerza de quinta categoría, que perdió momentáneamente este viernes, mientras continúa desplazándose sobre la costa norte de Cuba. El huracán ha alcanzado el archipiélago de Sabana-Camagüey.

Se trata del primer huracán de quinta categoría que toca tierra en Cuba desde 1924, según el meteorólogo Philip Klotzbach.

Irma azota el norte de la isla y los cayos de Cuba con vientos peligrosos para la vida de las personas, marejada ciclónica y aguaceros también amenazantes, advierte el NHC.

Irma avanza en dirección oeste por la costa norte de Cuba y ha disminuido su velocidad de traslación a 15 kilómetros por hora, lo que aumenta la posibilidad de que haga estragos en la isla.

Según el Insmet, en las próximas horas los vientos soplarán con fuerza de huracán, del orden de 160 y 190 kilómetros por hora, en las regiones del centro de la isla; y con fuerza de tormenta tropical, entre 75 y 90 kilómetros por hora, en la mitad oriental, que ya ha sufrido el embate del Irma.

En horas de la tarde de este sábado disminuirá la intensidad del viento en la región oriental y se incrementará gradualmente en dirección oeste hacia las provincias de Matanzas, Mayabeque y La Habana, con vientos de entre 60 y 85 kilómetros por hora, con rachas superiores.

Habrá fuertes marejadas en todos los litorales con inundaciones costeras en zonas bajas de ambas costas de la región central, extendiéndose al litoral norte occidental desde la noche, indicó el Insmet.

En La Habana, donde el azote de Irma será menos intenso, se esperan inundaciones costeras el sábado por la tarde en su famoso Malecón, que podrían avanzar entre 200 y 500 metros tierra adentro.

De momento, Cuba mantiene once de sus quince provincias -unas tres cuartas partes de su territorio- en estado de alarma; tres en alerta y una fase informativa, situación que podría cambiar a lo largo del día.

Más de un millón de personas han sido evacuadas de sus hogares en toda la isla, un 77 % de ellas están albergadas en casas más seguras de amigos y familiares, aunque también se han habilitado refugios por parte de las instituciones estatales en edificios públicos como escuelas.

Comenta con tu Facebook

commentarios