Bogotá, sep 6 (SF).- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, recibió este miércoles con una alfombra roja en el aeropuerto militar de Catam, en Bogotá, al papa Francisco en el inicio de su visita pastoral de cinco días al país.

El Sumo Pontífice bajó por la escalerilla del avión de Alitalia que lo trajo al país y saludó con un apretón de manos al jefe de Estado y a su esposa, María Clemencia Rodríguez, con quienes conversó brevemente, así como al nuncio apostólico Ettore Balestrero, y al cardenal primado de Colombia, Rubén Salazar.

El Papa, el presidente y la primera dama colombiana se desplazaron luego por el tapete rojo, conversando de manera animada, mientras la Orquesta Sinfónica Nacional interpretaba el coro inicial de “Gloria”, de Antonio Vivaldi.

Enseguida Francisco recibió una paloma de la paz que le presentó Emmanuel, el hijo nacido en el cautiverio de Clara Rojas, política que estuvo casi seis años secuestrada por las FARC.

Igualmente saludó sonriente a varios niños, así como al gabinete ministerial, entre los cuales estaba el vicepresidente colombiano, Óscar Naranjo.

Después de los saludos protocolarios, dos grupos folclóricos bailaron danzas típicas colombianas, entre ellas la popular “Yo me llamo cumbia”, cuya presentación Santos explicó al obispo de Roma, que la siguió atentamente.

El papa rompió el protocolo para abrazar a varios discapacitados, entre ellos militares y policías heridos en combate, uno de los cuales le entregó un pequeño obsequio, así como a niños con Síndrome de Down.

Tras ese momento, recibió un manojo de rosas de una niña y bendijo varios objetos y agua que le presentaron las personas a las que abrazó, entre las cuales había también ancianos.

Una vez concluyó el recibimiento, Francisco abordó el papamóvil para un recorrido de 15 kilómetros hasta la nunciatura apostólica, donde pernoctará las cuatro noches que esté en el país.

Allí lo esperaban miles de fieles y una celebración de bienvenida. A su llegada, el Papa ofreció unas palabras a los colombianos. “Muchas gracias por el camino que se han animado a realizar. Eso se llama heroísmo”, apuntó el Sumo Pontífice, en referencia a la paz alcanzada en Colombia tras más de medio siglo de enfrentamiento armado.

“Gracias por la valentía, por el coraje. No se dejen robar la alegría y la esperanza”, agregó, para luego terminar con un rezo a la vírgen, y su ya habitual pedido: “Rezen por mí”.

El papa Francisco se dio este miércoles su primer baño de multitudes en Colombia en el recorrido de 15 kilómetros entre la base militar de Catam, en Bogotá, y la nunciatura apostólica.

Nada más emprender el recorrido, Francisco saludó sonriente desde el papamóvil a los policías y demás miembros de los cuerpos de seguridad que estaban en la pista.

El vehículo blanco, precedido por decenas de policías en motocicletas, tomó luego la Avenida el Dorado, que comunica al aeropuerto con el centro de la ciudad, donde miles de personas lo saludaban con gritos, banderas y pañuelos blancos, y los más entusiastas corrían algunos metros detrás de la caravana para no perderse el momento.

Comenta con tu Facebook

commentarios