Oregón, sep 1 (SF).- Una corte de apelaciones de Oregón, Estados Unidos, ordenó a los dueños de unos perros de raza mastín tibetano financiar una operación para cortar las cuerdas vocales de las mascotas, luego de que unos vecinos presentaran una demanda por los “ladridos incesantes” de los animales.

Según el diario norteamericano The Oregonian, en 2002 Karen Szewc y John Updegraff comenzaron a criarlos para labores de pastoreo a unos 240 kilómetros al sur de Eugene.

El motivo de la denuncia. Los ladridos de los perros eran continuos, causando la molestia de los vecinos, quienes presentaron una demanda colectiva. Debra y Dale Kerin señalaron en la acusación que los “perros ladraban incontrolablemente durante largos periodos de tiempo, mientras los acusados estaban lejos de la residencia”.

El rechazo de la comunidad se acentuó cuando Szewc y Updegraff adquirieron cachorros de la misma raza, totalizando seis mastines. “Los perros son mis empleados. No tenemos a los perros para molestar al vecindario. Tenemos a los perros para proteger a nuestro ganado. El próximo paso es comprar un arma, pero no necesito un arma si puedo cuidar a mis ovejas con unos perros”, dijo Szewc.

Sanción económica. En abril pasado, siempre siguiendo la versión del medio, la corte les ordenó pagar una indemnización de US$ 238,000, además el juez Timothy Gerking dictaminó que deberían cortar las cuerdas vocales de los mastines para terminar con sus ladridos. El miércoles último, la decisión fue ratificada por la Corte de Apelaciones de Oregon.

Comenta con tu Facebook

commentarios