Washington, 21 jul (SF).- Sean Spicer dimitió hoy como portavoz y secretario de prensa de la Casa Blanca tras expresar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su profundo desacuerdo con el nombramiento del empresario Anthony Scaramucci como director de comunicaciones, agudizando la crisis que ronda al magnate.

Según agencias internacionales, Spicer renunció a su puesto después de que el multimillonario ofreciese el cargo a Scaramucci pese a que el hasta ahora portavoz le había advertido que lo consideraba «un grave error».

No obstante, según indicó más tarde el propio Spicer a través de su cuenta de Twitter, continuará ejerciendo el cargo hasta que concluya el mes de agosto.

 

Tras meses de rumores sobre su posible marcha de la portavocía del Ejecutivo estadounidense, Spicer consumó hoy los presagios, aunque el desenlace no ha sido cómo tenía planeado.

Durante las últimas semanas, varios medios de comunicación se hicieron eco de que Spicer había comenzado a entrevistar a posibles candidatos para ocupar su puesto, ya que aspiraba a escalar hacia la estrategia comunicativa de la Casa Blanca, previsiblemente el cargo que hoy Trump ofreció a Scaramucci.

Fue precisamente el propio Scaramucci quien, en rueda de prensa, anunció ante los periodistas que Spicer será reemplazado por la hasta ahora portavoz adjunta, Sarah Huckabee Sanders, quien ya en las últimas semanas había tomado más protagonismo a la hora de lidiar con los medios.

 

Comenta con tu Facebook

commentarios