Río de Janeiro, jun 27 (SF).- El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, denunció este lunes al presidente Michel Temer por «corrupción pasiva» ante el Tribunal Supremo. Ahora, el caso será analizado por la Corte y luego podría pasar al Congreso.

[quote_box_center]El primer análisis de la denuncia será hecho por el juez Edson Fachin, instructor del caso en la Corte Suprema, quien decidirá luego si la remite a la Cámara Baja, que tendrá la última palabra sobre el asunto por normas constitucionales.[/quote_box_center]

Es la primera vez que un mandatario brasileño en pleno ejercicio del poder es acusado formalmente de haber cometido delitos de tipo penal, como es el caso.

[quote_box_center]En caso de que el juez Fachin considere procedente la denuncia, la decisión final será tomada por la Cámara de Diputados, que la analizará primero en la Comisión de Constitución y Justicia y luego en el pleno del órgano legislativo.[/quote_box_center]

Si los diputados avalan la denuncia con una mayoría de dos tercios del pleno, Temer sería suspendido de sus funciones durante un plazo de 180 días y su vacante sería cubierta en forma interina por el presidente de la Cámara Baja, Rodrigo Maia.

[quote_box_center]Si finalmente es condenado, en un plazo de 30 días Maia debería convocar a las dos cámaras legislativas para elegir en forma indirecta a quien completaría el período presidencial, que concluye el 1 de enero de 2019.[/quote_box_center]

Sin embargo, todo eso quedaría en nada si la Cámara rechaza la denuncia. Ante ese escenario, el Tribunal Supremo se vería obligado a archivar el caso y el presidente continuaría en el poder.

[quote_box_center]Los legisladores del oficialismo confían en que tienen los votos necesarios para evitar que se consiga la mayoría de dos tercios.[/quote_box_center]

La denuncia de Janot tuvo lugar el mismo día que la Policía Federal acusara al mandatario de haber «obstaculizado» las investigaciones por corrupción y de haber omitido información a las autoridades.

Estas denuncias se desprenden de las confesiones realizadas por directivos del gigante frigorífico JBS, quienes revelaron a las autoridades pagos de sobornos al presidente desde 2010. Además, entregaron a la Justicia unas grabaciones que dejaron muy comprometido al jefe de Estado.

Comenta con tu Facebook

commentarios