Panamá, may 30 (SF).- Manuel Antonio Noriega, quien falleció este lunes a los 83 años, fue un temido dictador panameño, muy valorado agente de la CIA, que cayó en desgracia después de ser acusado de narcotráfico y derrocado por una invasión de Estados Unidos.

[quote_box_center]La vida de Noriega quien se hallaba recluido en un hospital desde marzo tras operarse de un tumor cerebral fue una permanente fuga hacia adelante.[/quote_box_center]

Considerado un militar sin escrúpulos, pudo relacionarse simultáneamente con el capo colombiano Pablo Escobar, el líder cubano Fidel Castro y con múltiples servicios de inteligencia.

[quote_box_center]En medio de esa carrera hubo opositores asesinados, dudosas fortunas, condenas por narcotráfico, una invasión militar y denuncias de traiciones a repetición.[/quote_box_center]

El otrora «hombre fuerte» de Panamá, que gobernó entre 1983 y 1989, cuando fue derrocado por una invasión estadounidense, falleció a las 23.00 hora local (04.00 GMT del martes), según los datos divulgados por los medios locales.

La condición médica de Noriega se complicó tras sufrir una hemorragia a las pocas horas de haber sido operado el pasado 7 de marzo, por lo que tuvo que ser sometido a una segunda intervención quirúrgica.

[quote_box_center]Desde entonces estaba en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Santo Tomás, el más grande del país, y han sido frecuentes los rumores de su supuesta muerte o de más complicaciones de su ya frágil salud.[/quote_box_center]

Noriega fue extraditado a Panamá el 11 de diciembre de 2011, tras cumplir más de 20 años en la cárcel en Estados Unidos y Francia por narcotráfico y blanqueo.

Cumplía más de 60 años de condena en la cárcel de El Renacer, a las afueras de la capital panameña, hasta el pasado 28 de enero, cuando la Justicia le otorgó un arresto domiciliario temporal para que cumpliera el pre y el postoperatorio fuera la prisión.

En 2010, la Justicia panameña abrió una nueva causa penal en su contra por su presunta responsabilidad en la desaparición, en 1970, y posterior muerte del dirigente izquierdista Heliodoro Portugal, pero el juicio se suspendió hace un año por los problemas de salud que aquejaban al exdictador.

Comenta con tu Facebook

commentarios