Caracas, may 3 (SF).- La decisión del presidente venezolano Nicolás Maduro de convocar a una asamblea para modificar la constitución desató el martes nuevas manifestaciones contra el gobierno, mientras la oposición llamó a desobedecer el proceso.

[quote_box_center]Centenares de opositores bloquearon algunas vías del este y oeste de Caracas con barricadas de basura, árboles, escombros, metales retorcidos y hasta banderas venezolanas de varios metros de largo que fueron colgadas entre los postes de luz. La protesta se extendió a otras ciudades donde los manifestantes cerraron algunas vías por varias horas.[/quote_box_center]

El bloqueo de calles paralizó parcialmente las actividades comerciales y escolares en algunas zonas de la capital debido a que muchos trabajadores y estudiantes no pudieron salir de sus casas.

[quote_box_center]En medio del recrudecimiento de las protestas el ministro de Relaciones Interiores, mayor general Néstor Reverol, anunció la suspensión del porte de armas por 180 días. El ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, expresó su respaldo a la iniciativa del mandatario y dijo a la televisora estatal que el proceso tendrá “todo el apoyo” de la fuerza armada venezolana.[/quote_box_center]

El abogado Hermann Escarrá, cercano al oficialismo, negó que el proceso implique una sustitución de la constitución de 1999 que impulsó el fallecido presidente Hugo Chávez y planteó, que se buscará adecuar el texto constitucional a las “nuevas realidades”.

Estados Unidos acusó a Maduro de tratar de “cambiar las reglas del juego” para asegurarse el poder con la convocatoria de una Asamblea Constituyente, y advirtió de que podría estudiar nuevas sanciones a funcionarios venezolanos. “Tenemos profundas preocupaciones sobre las motivaciones para esta Asamblea Constituyente,”, dijo el subsecretario adjunto de Estado de EE.UU. para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Fitzpatrick.

Comenta con tu Facebook

commentarios