Cortesía: AFP

Agencias, abr 4 (SF).- La oposición siria acusó el martes al régimen de Bashar al Assad de cometer un ataque «químico» en el que murieron al menos 58 civiles y 170 resultaron heridos en un bastión rebelde en el noroeste de Siria.

[quote_box_center]Al menos 11 niños figuran entre las víctimas del bombardeo en Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).[/quote_box_center]

Un video difundido por activistas mostraba a un pequeño respirando con dificultad, apenas capaz de abrir los ojos y con espuma saliendo por su boca.

El balance de muertos fue agravándose durante la mañana, conforme nuevas víctimas, todas civiles, morían «tras ser trasladadas a los hospitales», precisó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

[quote_box_center]La Coalición Nacional, una de las mayores organizaciones de la oposición siria, acusó al «régimen criminal de Bashar» de ser responsable del bombardeo con «obuses con gas químico» y pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que «convoque una reunión urgente tras este crimen y abra una investigación inmediata».[/quote_box_center]

Francia se sumó poco después a esa petición y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, culpó al régimen sirio del «horrible» ataque.

[quote_box_center]La corresponsal de la AFP en un hospital de Jan Sheijun vio a pacientes con espuma saliendo de la boca. Muchos eran rociados con agua mientras los médicos trataban de reanimarlos.[/quote_box_center]

Según la periodista, el hospital fue posteriormente bombardeado, provocando importantes daños en el centro y la huida de los médicos entre los escombros.

 

 

La guerra de Siria ha dejado, desde 2011, más de 320.000 muertos y millones de desplazados y refugiados.

Comenta con tu Facebook

commentarios