Colombia, abr 2 (SF).- Una avalancha en el sur de Colombia dejaba este sábado más de 150 muertos y cientos de heridos y desaparecidos, una tragedia que enluta al país, conmocionado por la devastación en Mocoa, donde el gobierno declaró estado de «calamidad pública».

[quote_box_center]La tragedia ocurrió anoche cuando un fuerte aguacero aumentó el caudal de los ríos Mocoa y de sus afluentes Sangoyaco y Mulatos, cuyo desbordamiento provocó una avalancha de agua y piedras que se llevó todo lo que encontró a su paso».[/quote_box_center]

«La última cifra de personas fallecidas es de 154, una cifra realmente muy lamentable», dijo a periodistas el presidente Juan Manuel Santos, que viajó a la zona para seguir de cerca las labores de socorro.

El último boletín de la Cruz Roja Colombiana (CRC) reportaba además «400 heridos y 220 desaparecidos», tras la avalancha que se generó sobre las 23H30 locales del viernes (04H30 GMT del sábado) por el desbordamiento de los ríos Mocoa, Mulato y Sangoyaco en el selvático departamento de Putumayo.

 

Mocoa, un caluroso municipio en plena Amazonía y de unos 40.000 habitantes, se encuentra sin fluido eléctrico y sin agua. Las imágenes difundidas por los socorristas son impactantes: calles cubiertas de lodo, soldados cargando niños, gente llorando, vehículos destrozados y residuos en las vías.

«Hay mucha gente en las calles, mucha gente damnificada, muchas casas caídas», dijo a la AFP vía telefónica Hernando Rodríguez, un pensionado de 69 años.

Según este residente de Mocoa, «la gente no sabe qué hacer» porque «no había preparación» para una catástrofe así.

«Apenas nos estamos dando cuenta de lo que nos pasó», añadió.

Ante la magnitud de lo ocurrido, Santos declaró la «calamidad pública» para «agilizar» las operaciones de rescate y ayuda, según escribió en Twitter.

«No sabemos cuántas van a ser (las víctimas mortales), seguimos buscando», dijo más temprano Santos antes de recorrer la zona.

La tragedia es de «gran dimensión», afirmó a AFP, el director general de Socorro de la CRC, César Urueña, al reportar la «velocidad impresionante» en que sube el balance de muertos y heridos.

«Anoche llovió 130 milímetros, usualmente en un mes llueve aquí 400 milímetros. ¿Qué quiere decir eso? Que el 30% de la lluvia de un mes se produjo anoche y eso precipitó una creciente súbita de varios ríos (…) y eso produjo una avalancha», afirmó Santos.

Urueña explicó que el afluente del río se mezcló con lodo y «materiales» de las calles, como residuos y basuras, y provocó el desastre.

La ola invernal en Sudamérica no solo ha afectado a Colombia. Perú viene soportando desde principios de año lluvias y avalanchas que hasta el momento dejan 101 muertos y más de un millón de damnificados.

Comenta con tu Facebook

commentarios