Agencias, mar 15 (SF).-

Las tres hijas del afamado violinista Roman Totenberg escucharon el lunes el sonido del violín Stradivarius de su fallecido padre por primera vez, casi cuatro décadas después de que fue robado.

El preciado instrumento del siglo XVIII volvió a la vida en un concierto privado en Manhattan, ejecutado por Mira Wang, alumna de Totenberg.

[quote_box_center]El instrumento, conocido como Stradivarius Ames en honor a George Ames, que lo tocó en el siglo XIX, lo compró Totenberg en 1943. Se sabe que salió de las manos de Antonio Stradivari en 1734. Todavía quedan datadas 550 piezas del célebre lutier, incluyendo violas, violonchelos y por supuesto violines, algunos de los cuáles han alcanzado cifras récord en subastas, como el que en 2011 se vendió por casi 15 millones de euros.[/quote_box_center]

El violín desapareció en 1980 después de una presentación de Totenberg en Cambridge, Massachusetts. El ladrón fue un aspirante a violinista que mantuvo oculto el Stradivarius, al cual aplicó pegamento en algunos sitios. Tras su muerte, su ex esposa alertó a las autoridades.

El instrumento fue devuelto a la familia en 2015 por Preet Bharara, quien era entonces el fiscal federal en Manhattan.

Wang inmigró de China para estudiar con Totenberg, quien nació en Polonia y falleció en 2012 a los 101 años de edad.

Comenta con tu Facebook

commentarios