La Carmelita, Colombia, mar 8 (SF).- En un campamento de tiendas improvisadas donde la principal guerrilla de Colombia se prepara para dejar las armas se oye un sonido hasta ahora extraño para los rebeldes: el llanto de bebés.

[quote_box_center]Los rifles reposan contra cunas y sillitas en pisos fangosos y en medio de un calor bochornoso. Madres jóvenes cambian pañales mientras sus compañeros cargan tablas de madera para construir más cabañas y padres aún vestidos de camuflaje bromean y juegan con sus hijos.[/quote_box_center]

Durante décadas las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sometieron a las mujeres de sus filas a controles de maternidad tan estrictos que un «accidente» provocaba que la guerrillera tuviera que dejar al bebé con su familia o abortar, lo que era llamado el «desembarazo». Esta disciplina contradecía la insignia rebelde de que en las FARC se combatían los roles de género y fue una de las que más recelo provocó en este país católico.

[quote_box_center]Pero el año pasado, tras el acuerdo entre las FARC y el gobierno para poner fin al conflicto armado más antiguo de América Latina, el mandato fue revocado. Desde entonces el «baby boom» rebelde conmueve Colombia e incluso ha impulsado iniciativas en las zonas urbanas, tradicionalmente apartadas del conflicto, para enviar toallitas y pañales a las zonas guerrilleras.[/quote_box_center]

Entre los casi 7.000 guerrilleros hay 114 embarazadas y 77 lactantes, según el gobierno. Además, tras años separados por el conflicto, decenas de niños han llegado a esas áreas para reunirse con sus madres, dando un aire mucho más amable a los campamentos. Muchos los llaman «los niños de la paz».

Las largas caminatas en la selva con cargas de hasta 60 kilos a cuestas, los enfrentamientos constantes con el ejército y las guardias eternas impidieron que las rebeldes criaran a sus hijos durante el conflicto.

[quote_box_center]El número exacto de abortos forzados en más de medio siglo es aún un misterio, pero la Fiscalía dijo en 2015 que investiga unos 150 casos a los que consideró una «política generalizada de las FARC». Hay más investigaciones abiertas que sitúan la cifra en cientos, aunque en las filas rebeldes lo han negado. El tema no estuvo exento de polémicas en el interior de la guerrilla. Según Tobías Díaz, doctor de uno de los bloques de las FARC, «todos querían tener sus hijos».[/quote_box_center]

Pese a que las guerrilleras lograron al fin libertad para decidir sobre su reproducción, las condiciones en las zonas de desarme son difíciles. Incluso en La Carmelita, uno de los puntos más desarrollados de todo el país, los rebeldes duermen en cabañas de madera protegidas por toldos de plástico, no hay duchas ni centro médico y la vía de acceso está tan embarrada que es imposible cruzarla sin un vehículo todoterreno.

Algunas mujeres dieron a luz en los campamentos pero la mayoría fueron trasladadas a hospitales cercanos. En general no recibieron atención médica hasta el octavo mes de embarazo.

[quote_box_center]En La Carmelita, donde unos 500 guerrilleros deberían dejar las armas antes del 1 de junio, las mujeres hablaron de lo difícil que es criar a sus hijos en la compleja situación con la que inician su camino hacia la vida civil y de sus esperanzas de criarlos en paz.[/quote_box_center]

Suárez recordó cómo su hijo Dainer, con calor y hambre, lloraba durante la larga marcha hacia la zona de desarme durante la que muchas rebeldes cargaban el fusil en un hombro y el bebé en el otro. Ahora asiste a clases de gastronomía con su niño en brazos.

 

Comenta con tu Facebook

commentarios