Baracoa, oct 5 (SF).- El huracán Matthew azotó durante la noche del martes la región más oriental de Cuba y abandonó la isla cerca de las dos de la mañana del miércoles, dejando a su paso grandes destrozos en los municipios de Imías, Maisí y Baracoa, en la provincia de Guantánamo, con rachas de vientos que superaron los 250 kilómetros por hora.

[quote_box_center]Matthew dejó a su paso por Cuba graves destrozos en el extremo oriental de la isla, con derrumbes de viviendas totales y parciales, postes de electricidad tumbados y carreteras cortadas por las inundaciones, que han incomunicado totalmente varios municipios.[/quote_box_center]

Por el momento las autoridades no han reportado daños personales, aunque de haberlos se prevé que sean mínimos debido a las rigurosas medidas de prevención tomadas durante los días previos a la llegada de Matthew, que incluyeron la evacuación de 1,3 millones de personas.

En Baracoa, una de las ciudades más castigadas por Matthew, las viviendas próximas a la costa amanecieron totalmente derruidas por los vientos sostenidos de hasta 250 kilómetros por hora, con rachas de hasta 300 kilómetros por hora, y olas de varios metros, que superaron en altura a los edificios, según pudo constatar Efe.

[quote_box_center]En esa ciudad, la primera fundada por los conquistadores españoles hace más de 500 años, en las primeras horas de la mañana trabajaban brigadas de salvamento y la Cruz Roja para rescatar a personas que quedaron atrapadas en pisos altos de edificios, ya que el huracán derribó las escaleras.[/quote_box_center]

Muchos habitantes que no habían abandonado sus casas tuvieron que hacerlo en medio del huracán y trasladarse a viviendas más seguras pero que también sufrieron daños, ya que el impacto de Matthew fue peor de lo esperado, relataron a Efe algunos de los afectados.

[quote_box_center]En estos momentos, las calles de Baracoa y de otros municipios de la provincia oriental de Guantánamo, donde las lluvias acumuladas alcanzaron los 300 milímetros, se encuentran intransitables por los escombros y el barro acumulado por los estragos causados por Matthew en las diez horas que permaneció sobre territorio cubano.[/quote_box_center]

Otros municipios de la franja costera de Guantánamo, como Imías, San Antonio y Maisí, han sufrido daños semejantes y las fuertes ventoleras han interrumpido comunicaciones y carreteras.

[quote_box_center]Las autoridades de la Defensa Civil de Cuba activaron las medidas de prevención para reducir los daños al mínimo posible, pero sobre todo, según han señalado, con el objetivo principal de evitar la pérdida de vidas humanas. Con un radio de acción de unos 800 kilómetros, los efectos de Matthew también amenazan las provincias centrales de Ciego de Ávila, Sancti Spirítus y Villa Clara, donde se ha declarado alerta ciclónica; mientras que Matanzas, región más occidental, se encuentra en fase informativa.[/quote_box_center]

El tránsito de Matthew en este 4 de octubre ha recordado al mortífero ciclón Flora, catalogado como la segunda mayor catástrofe registrada en Cuba, que en esa misma fecha del año 1963 entró también por Guantánamo y tras su errática ruta de cuatro días por la zona oriental dejó más de 1.200 muertos y unas 100.000 personas sin hogar, además de cuantiosas pérdidas materiales.

Matthew, el quinto huracán de la temporada ciclónica en el Atlántico, tiene como antecedente más cercano a Sandy, un destructivo huracán categoría 2 que en octubre de 2012 cruzó de sur a norte por Santiago y Holguín, donde ocasionó once muertos y pérdidas cuantificadas en unos 4.000 millones de dólares.

Comenta con tu Facebook

commentarios