México, sept 3 (SF).- Ciudad Juárez recibe las cenizas de su hijo pródigo, Juan Gabriel, para rendir homenaje a su gran legado y trayectoria artística. Los restos del superastro llegarán procedentes de El Paso, Texas, al lugar que fue testigo de sus inicios como compositor y donde sentó las bases que años más tarde lo convirtieron en un ícono de la cultura popular mexicana.

[quote_box_center]La ciudad fronteriza, cuyas autoridades nombraron el viernes a Alberto Aguilera Valadez (nombre verdadero del artista) «hijo predilecto de Juárez», será el primer sitio que rinda homenaje al gran compositor e intérprete mexicano, fallecido el domingo pasado a los 66 años en Santa Mónica, California.[/quote_box_center]

Las avenidas más importantes de esta ciudad, que hace frontera con El Paso, Texas, son parte del recorrido que se programó para Juan Gabriel, antes de llegar a la que fuera su casa para una misa en su honor. Esa misma casa será su última morada después del esperado homenaje en la Ciudad de México, donde el Palacio de Bellas Artes ha vivido una semana intensa con fieles admiradores del cantautor esperando por despedirse de él.

Cortesía: Univision
Cortesía: Univision

[pull_quote_center]El lunes, las puertas del Palacio de Bellas Artes se abrirán para el público a las 15:00 horas. [/pull_quote_center]

Tras su paso por Bellas Artes, las cenizas del artista regresarán a Juárez, donde permanecerán de manera permanente, por petición del propio cantante.

Juan Gabriel nació en Parácuaro, Michoacán, en 1950, pero creció en Ciudad Juárez, donde fue internado en un orfanato porque su madre no podía mantenerlo. Ahí empezó a componer música y a cantar en el cabaret Noa Noa, que inspiró su éxito «El Noa Noa». El salón de baile fue demolido en 2007 y en su lugar quedó una placa con el nombre y una huella de sus manos.

Comenta con tu Facebook

commentarios