Brasilia, ago 31 (SF).- Los senadores de Brasil que decidirán si destituirán definitivamente a la presidenta Dilma Rousseff votarán este miércoles sobre el futuro político de la mandataria, un veredicto que según todos los pronósticos la desplazará del poder de Brasil.

Muchos de los 81 senadores se anotaron para hablar, por lo que el magistrado presidente Ricardo Lewandowski anunció que la votación no podría llevarse a cabo el martes como estaba planeado originalmente.

[quote_box_center]Para que se apruebe la destitución, será necesaria una mayoría calificada de dos tercios, equivalente a 54 votos entre los 81 senadores.[/quote_box_center]

Combativa, serena y por momentos sonriente, la presidenta brasileña se defendió la víspera durante más de 14 horas, en una sesión histórica en la que que reiteró su inocencia y afirmó ser víctima de un «golpe» para reemplazarla hasta fines de 2018.

[quote_box_center]»No acepten un golpe que en vez de solucionar, agravará la crisis brasileña», pidió Rousseff al pleno de 81 senadores, convertidos en una especie de Gran Jurado.[/quote_box_center]

«Pido que voten contra el impeachment y en favor de la democracia», señaló durante la sesión que sacó a la luz todos los problemas que afectan a la sociedad brasileña: una crisis económica galopante y una corrupción endémica.

[quote_box_center]Rousseff fue suspendida de su cargo el 12 de mayo y asumió de forma interina su exvice Michel Temer. Si todo sale tal como pronosticaron los sondeos, será este político conservador, de 75 años, enemigo acérrimo de Dilma, quien se convertirá en presidente de Brasil.[/quote_box_center]

Rousseff fue acusada de autorizar gastos a espaldas del Congreso y postergar pagos a la banca pública para mejorar las cuentas y seguir financiando programas sociales el año de su reelección y a inicios de 2015.

Comenta con tu Facebook

commentarios