La Habana, ago 21 (SF).- A casi 60 años de la construcción del Hotel Riviera, 33 de la muerte de Meyer Lansky y más de un año del restablecimiento de las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos los herederos del ganster, de origen ruso, continúan intentando recuperar lo que éste supuestamente perdió con el triunfo de la Revolución cubana en 1959.

Meyer Lansky, figura clave del crimen organizado en EE.UU., terminó de construir en 1957 el hotel-casino de Paseo y Malecón, pero con el triunfo de los rebeldes en 1959 no le dio tiempo a recuperar su inversión.

[quote_box_center]Lansky inspiró el personaje de Hyman Roth, que Lee Strasberg interpretó en la película El Padrino II, de Francis Coppola.[/quote_box_center]

[quote_box_center]Cuando el Habana Riviera fue inaugurado en diciembre de 1957, era el mayor hotel con casinos de Cuba y el más extravagante del Caribe. Su construcción le costó a Lansky unos 8 millones de dólares. [/quote_box_center]

2F8EAC6C00000578-3369434-image-a-14_1450796206896
También era conocido como «el contador de la mafia»

[quote_box_center]Lansky murió en 1983 aquejado de un cáncer de pulmón y nunca reclamó a Cuba lo que había perdido.[/quote_box_center]

[quote_box_center]Entre los hoteles y centros nocturnos de La Habana controlados por la mafia estadounidense se contaban el Cabaret Tropicana, el hotel Sevilla-Biltmore, el Capri, el Comodoro y el Deauville. Estas inversiones permitían al crimen organizado lavar su dinero mal habido lejos del ojo vigilante del Servicio de Rentas Internas de EE.UU.[/quote_box_center]

a4s_LANSKY061514a_13281987_8col

Sin embargo, desde antes del anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, la hija, Sandra Lombardo, y el nieto de Lansky, Gary Rapoport, buscan una compensación por parte del gobierno de los Castro.

El contador…

«Él era el hombre de negocios. Todo el mundo le daba el dinero para que invirtiera en proyectos, que siempre terminaban con éxito, que es lo que sucedió en Cuba. Me gustaría decir que el dinero que se puso en el hotel era todo de mi abuelo, pero no fue así. Aunque una buena parte sí. Había un montón de casinos en los Estados Unidos, y mi abuelo iba y los preparaba y ponía en marcha y se hacía cargo de la gente. ¡Todo el mundo quedaba contento! El sheriff quedaba contento, porque se quedaba con un pedacito del negocio; los dueños quedaban contentos, porque no tenían que ir a Las Vegas para ocuparse; el establishment quedaba contento porque se generaban negocios» dijo Rapoport

[quote_center]¡Yo lo compararía con Donald Trump, y es un candidato a la presidencia! Era una buena persona.[/quote_center]

«(…) entiendo que en algún momento el tiempo de los hermanos Castro en esa isla pasará, y las cosas pueden cambiar. No quiero que esa propiedad pase a manos de nadie más. Le pertenece a mi familia», concluyó.

Comenta con tu Facebook

commentarios