Brasilia, ago 9 (SF).- Los miembros del Senado brasileño se reunirán este martes para someter a votación el informe aprobado la semana pasada por la Comisión, en el que se pronunció a favor del impeachment a la presidenta suspendida Dilma Rousseff.

Si en la sesión de hoy una mayoría simple de los senadores opta por dar continuidad a la acusación, Rousseff quedará a una sola votación de perder su mandato en forma definitiva a fines de este mes.

Se prevé que la votación dure unas 20 horas, 14 de ellas de debate.

Una encuesta realizada por el diario brasileño O Globo reveló que 44 de los 81 senadores votarían hoy en contra Rousseff.

Los aliados de la mandataria suspendida reconocen y admiten la derrota, pero apuestan por un cambio en el juicio final.

No obstante, para el líder del Gobierno en el Senado, Aloysio Nunes, no hay duda de que el juicio político a favor del informe será aprobado esta semana y, en el juicio final, Dilma Rousseff será definitivamente eliminada, agrega el medio.

[quote_box_center]Rousseff, que acusa a su exvicepresidente y ahora presidente interino Michel Temer de haberla traicionado y denuncia un golpe en su contra, está acusada de haber violado la Constitución al aprobar gastos sin la venia del Congreso y suscribir decretos para financiar al Tesoro con la banca pública. Las dos infracciones son consideradas “crímenes de responsabilidad”, que pueden terminar con su presidencia e inhabilitarla para cargos públicos durante ocho años.[/quote_box_center]

Una amplia mayoría de los congresistas y de analistas consideran que la ahijada política del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva tiene pocas posibilidades de conservar el poder y afirman que el impeachment llegará a su instancia final con el apoyo de dos tercios (54) de los senadores, el mínimo necesario para sellar su caída.

En medio de la celebración de los Juegos Olímpicos y con los ojos del mundo puestos en Brasil, Rousseff está un paso más cerca de convertirse en la segunda jefa de Estado en perder el poder a manos del Congreso en 24 años, después de Fernando Collor.

De verificarse ese escenario, Temer gobernará hasta fines de 2018. En medio de la profunda crisis política. El presidente interino, abogado de 75 años que integró la fórmula con Rousseff en las dos elecciones que ganó, ya avisó que pretende asistir a la cumbre del G-20 a inicios de septiembre en China y presiona para que el proceso termine en agosto tras el cierre de las Olimpiadas.

Comenta con tu Facebook

commentarios