España, ago (SF).- Una mujer búlgara que trabaja en labores del campo y reside en un pueblo de Cuenca es la ganadora del segundo mayor premio de la historia de La Primitiva, la lotería española, cuyo fondo asciende a 68 millones de euros (75 millones de dólares).

[quote_box_center]El alcalde de Quintanar del Rey, Miguel García, donde reside la familia de origen búlgaro, explicó el martes a Efe que el boleto premiado fue validado el lunes con la combinación ganadora en la administración de lotería de la localidad, donde desde ayer «no se habla de otra cosa», aseguró.[/quote_box_center]

Ha explicado que mientras estaba en su despacho en la Alcaldía, ubicada a menos de treinta metros de la administración, escuchó «muchos gritos» y se asomó por la ventana.

[quote_box_center]Tras comprobar lo que pasaba, bajó de inmediato a felicitar a la afortunada, una mujer búlgara, sexagenaria, que se enteró allí mismo de que era la ganadora.[/quote_box_center]

Casada y madre de dos hijos, la mujer vive desde hace más de una década en un piso de alquiler en la localidad, según explicó el alcalde, que no reveló el nombre de la afortunada.

Suele trabajar temporalmente en el campo, sobre todo en el corte de champiñón, y su marido es transportista.

[pull_quote_center]“Cuando pasaron por la máquina el boleto, ponía premio superior, las empleadas daban saltos de alegría”.[/pull_quote_center]

El alcalde de la población, que tiene unos 8.000 habitantes, aseguró que el matrimonio está «ilocalizable» desde que depositaron el premio en una entidad bancaria de la localidad, que por la tarde estuvo blindada por un gran cordón de seguridad con agentes privados para proteger el boleto.

[quote_box_center]El momento en el que la agraciada conoció la lluvia de millones que tenía fue «increíble», relató a Efe Javier F. Gallego, cámara de una televisión autonómica que grabó en exclusiva las imágenes del momento en que la mujer conoce que ha ganado 67.998.532 euros (unos 75 millones de dólares).[/quote_box_center]

«Cuando pasaron por la máquina el boleto, ponía premio superior, las empleadas daban saltos de alegría, lo comprobaron dos veces», relató el cámara, que aseguró que nunca antes había grabado una escena tan llena de «emoción».

La mujer los invitó a comer a él y a la reportera que lo acompañaba durante la grabación de las imágenes, en un bar cercano, donde pidieron «un menú de 10 euros (11 dólares al cambio actual)», añadió.

Comenta con tu Facebook

commentarios