Agencias, jul 4 (SF).- Una tromba marina irrumpió en Playa Caimito, causando grandes estragos y sobre todo, poniendo en peligro la vida de numerosos bañistas. Cifras preliminares apuntan a una treintena de heridos, de los cuales 6 se encuentran en estado grave.

[quote_box_center]No se precisa cual puede haber sido la causa por la que esas seis personas se hallan en ese estado; probablemente puede ser a causa de un derrumbe o por haber sido directamente impactados, o por la fuerza de los vientos o por un rayo; o por la imprudencia (según se puede apreciar en imágenes grabadas del suceso.[/quote_box_center]

El lugar, ubicado en el Golfo de Batabanó, municipio de San Nicolás de Bari, fue barrido por una fuerte tromba o manga de agua, como se conoce comúnmente a los remolinos de aire que rotan violentamente sobre el mar, alzándose en forma de embudo.

[quote_box_center]Las autoridades del municipio habían llevado a cabo un importante grupo de acciones para inaugurar por todo lo alto, este 2 de julio la etapa estival en Mayabeque, y este domingo estaba previsto el grueso de las actividades que había programado la Dirección de Cultura. [/quote_box_center]

Habían pintado muros, habían decorado jardines, y todo, absolutamente todo se ha visto empañado por el fatídico fenómeno atmosférico.

Quizás lo más triste es la absoluta falta de percepción de peligro según ha quedado mostrado en evidencia, en al menos par de grabaciones tomadas por unos bañistas.

[quote_box_center]Una tromba marina, o un tornado en el mar, o lo que en tierra se llama rabo de nube, puede generar vientos de hasta 120 km/h (al menos es lo que se ha documentado en Cuba como “normal”) y cuando el embudo pasa por tierra, o por donde pase, succiona a esa velocidad todo lo que se halle en el centro y que pueda ser levantado del suelo. [/quote_box_center]

A pesar de que la meteorología es casi una ciencia exacta, ésta, aún, no puede predecir con certeza cuándo y cómo surgirá un tornado; lo más que se puede aspirar es a advertir que las condiciones están creadas para su surgimiento.

Lo más difícil, cuando surge un fenómeno de estos, es predecir la trayectoria, y nadie, absolutamente nadie asegura con certeza que si los vientos soplan hacia el este, el tornado girará hacia el este, pues lo más común en estos casos es que el vórtice de la tormenta tenga una trayectoria errática. ¿Por qué? Aún se averiguan las causas.

Comenta con tu Facebook

commentarios