Nueva York, jun 15 (SF).- Elliot Morales, un hispano culpable del asesinato del afroamericano gay Mark Carson el 18 de mayo de 2013 en el barrio The Village, el enclave homosexual más importante de Nueva York, fue sentenciado a cadena perpetua ayer martes en la Corte Suprema Estatal de Manhattan por el juez Anthony Kirke Bartley, quien recordó al latino, la matanza del domingo en una discoteca de Orlando.

[quote_box_center]Morales, tendrá opción a pedir libertad condicional después que cumpla 40 años en la cárcel, pero es poco probable que la Junta de Libertad Bajo Palabra se la conceda.[/quote_box_center]

“No puedo dejar de percibir u observar el paralelo con la tragedia de Orlando, que en se revela en el odio, auto odio, el miedo y la muerte”, le dijo el magistrado a Morales antes de cantarle las cuatro décadas.

[quote_box_center]Morales, de 36 años, fue declarado culpable en un juicio de dispararle a Carson, en la cabeza después de comentar que él y su amigo Danny Robinson estaban vestidos como “luchadores homosexuales” durante una noche en el lado Oeste del Village, cerca la medianoche del 18 de mayo de 2013.[/quote_box_center]

Cuando se le dio la oportunidad de hablar, Morales emitió una disculpa patética a la familia de Carson, pero luego trató de asumir una ofensiva alegando que los paramédicos eran realmente los culpables por la muerte del homosexual.

Balbuceando las palabras, frente a dos tías de la víctima e insistiendo en que “lo que ocurrió fue un trágico accidente”, Morales dijo que lo sentía mucho y que está muy apenado.

[quote_box_center]En un nuevo insulto, Morales dijo a los familiares devastados que hay un vídeo que muestra a los paramédicos, indiferentes a la agonía de la víctima, y les dijo que es algo que deberían ver.[/quote_box_center]

El juez Bartley, quien dijo que Morales fungió como su propio abogado incompetente durante el juicio, señaló que el comportamiento en el tribunal de Morales, estaba completamente minado por su conducta trastornada de la noche del tiroteo.

En un video mostrado al jurado, Morales se puede escuchar hablando como poseído, riéndose y burlándose de la víctima.

Comenta con tu Facebook

commentarios