Agencias, jun 2 (SF).- Fuerzas de seguridad somalíes pusieron fin durante la noche de ayer al asedio de un grupo de extremistas en el hotel Ambassador de la capital somalí, Mogadiscio, donde murieron al menos 15 personas, incluidos los diputados Abdullahi Jaamac Kabaayne y Mohamed Mohamud Gure.

[quote_box_center]El asalto comenzó cuando un vehículo cargado de explosivos estalló frente al edificio el miércoles por la tarde, según la misión de la Unión Africana en Somalia (UA). La fuerza multinacional de la UA respalda al frágil gobierno de Somalia frente a la insurgencia del grupo extremista islámico Al Shabab, rama de Al Qaeda en el país africano, que se atribuyó la autoría del ataque.[/quote_box_center]

«Estos ataques terroristas brutales pretenden sembrar el miedo» entre la población, declaró el presidente somalí Hassan Sheikh Mohamud, quien expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas.

[quote_box_center]El representante de la UA en Somalia, Francisco Madeira, condenó por su parte estos «actos egoístas y cobardes que muestran nuevamente que los militantes de Al Shebab no respetan las vidas humanas».[/quote_box_center]

Uno de los extremistas fue asesinado a la entrada del Ambassador mientras que los otros dosingresaron en el edificio y dispararon a residentes. Todos los extremistas fueron finalmente abatidos en el operativo que terminó a primera hora del jueves.

Las autoridades retiraron nueve cuerpos del hotel después de que las tropas mataran a los últimos agresores, indicó Mohamed Hussein, un alto cargo de la policía somalí.

[quote_box_center]Otras seis de las 40 personas heridas en el ataque fallecieron después de ser trasladadas, explicó Ahmed Mohamed, enfermero en el hospital Madina de Mogadiscio.[/quote_box_center]

El atentado se produjo en vísperas del mes sagrado del Ramadán, en el que los extremistas suelen intensificar sus ataques en el inestable país del África oriental. El asalto pone de manifiesto los retos que enfrentan el gobierno somalí y las fuerzas de la Unión Africana que intentan asegurar la capital, blanco de varios ataques de la milicia radical.

Otro asalto a un hotel de Mogadiscio y a un parque en febrero mató al menos a nueve civiles. Un auto bomba explotó en el exterior de un restaurante de la ciudad en abril cobrándose la vida de al menos cinco.

Comenta con tu Facebook

commentarios