Verbania, may 17 (SF).- Rodeada de familiares y vecinos, la italiana Emma Morano recibió con una sonrisa la noticia de que, a los 116 años de edad, es la persona de mayor edad en el mundo.

[pull_quote_center]Se cree además que, nacida el 29 de noviembre de 1899, es la última sobreviviente nacida en el siglo XIX.[/pull_quote_center]

Hasta el año pasado, era la quinta persona más longeva del mundo, según el Grupo de Investigación de Gerontología de Estados Unidos, organismo que acredita su récord. Las cuatro personas que le adelantaban en la clasificación han ido falleciendo en los últimos meses.

[quote_box_center]Los periodistas llegaron al hogar de Emma Morano en Verbania, un pueblo en el norte de Italia, para documentar el hecho, pero debieron aguardar que terminara de dormir la siesta para recibirlos. La anciana vive en un primoroso departamento pequeño, del que ya no sale, y es acompañada por una cuidadora y dos sobrinas de edad avanzada.[/quote_box_center]

Vive en Verbania desde 1926, año en que se casó. Tuvo un hijo que murió a seis meses y se separó de su esposo en 1938.

[quote_box_center]Emma Morano dijo a The Associated Press el año pasado que atribuye su longevidad a su dieta inusual: huevos crudos todos los días, en una dieta que inició después de una niñez enfermiza. Especificó que consume dos huevos crudos por día y 150 gramos de carne cruda después de un ataque de anemia.[/quote_box_center]

«Mi padre me llevó al médico, quien al verme dijo: ‘Qué niña hermosa. Si hubieses venido dos días después, no habría podido salvarte’. Me dijo que comiera dos o tres huevos por día», dijo en ese entonces.

[quote_box_center]Su médico actual, el Dr. Carlo Bava, está convencido de que la longevidad de Emma Morano tiene una explicación genética además de su actitud positiva. «Desde el punto de vista estrictamente médico y científico puede ser considerada un fenómeno», comentó el año pasado, tras notar que la mujer ha gozado de buena salud desde hace años.[/quote_box_center]

En Italia hay numerosos centenarios, muchos de ellos en la isla de Cerdeña. Gerontólogos de la Universidad de Milán estudian a Morano, junto a otros italianos de más de 105 años, para tratar de determinar el secreto de su longevidad.

Comenta con tu Facebook

commentarios