Brasilia, may 10 (SF).- Los abogados de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff pedirán este martes a la Corte Suprema que anule el proceso de juicio político (impeachment) contra la mandataria, un día antes de que sea votado en el Senado.

[quote_box_center]La Abogacía General de la Unión (AGU) de Brasil, que representa jurídicamente a la mandataria, busca resguardar sus derechos y pide «la anulación del proceso de impeachment», informó en un comunicado de prensa sin dar más detalles.[/quote_box_center]

Rousseff podría perder su cargo el miércoles si la Cámara alta da luz verde a su juicio político.

El gobierno argumenta que el ahora ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, suspendido la semana pasada por obstruir investigaciones en su contra en el escándalo de Petrobras, aceptó el pedido de para abrirle un juicio de destitución a Dilma Rousseff por una «venganza» personal.

[quote_box_center]Según el oficialismo, Cunha dio luz verde a la solicitud luego de que el Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff, decidiera apoyar una investigación que le inició la Cámara que presidía por faltas éticas, que contemplan sanciones que podrían costarle su mandato ahora en suspenso por una decisión de la corte suprema.[/quote_box_center]

Tras haber perdido el apoyo de casi todos los partidos que integraban su coalición de gobierno, y con apenas un 10% de popularidad, la primera mujer en presidir Brasil juega esta tarde una carta de último momento en el máximo tribunal de Justicia.

Los detalles del recurso serán presentados en la tarde del martes por José Eduardo Cardozo, abogado del Gobierno de Brasil.

[quote_box_center]La montaña rusa en la que se ha convertido el impeachment contra Dilma Rousseff tomó otra inesperada la noche del lunes cuando el presidente interino de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, revocara una decisión que había tomado horas antes, que habría sumergido el proceso en la incertidumbre.[/quote_box_center]

Maranhao, quien reemplaza a Eduardo Cunha, decidió anular una votación realizada el 17 de abril por la Cámara de Diputados de Brasil que le dio luz verde al proceso. La medida había puesto en suspenso la votación prevista para el miércoles en el Senado, que decidirá si suspende, o no, a Rousseff de su cargo mientras se realiza el juicio.

[quote_box_center]El acontecimiento generó debate acerca de su legalidad y el presidente del Senado, Renan Calheiros, declaró que iba a ignorarla y que llevaría a cabo la votación el miércoles.[/quote_box_center]

Pero en la noche del lunes, doce horas después del anuncio, el vocero de Maranhao, Marcos Alberto, dijo que el presidente interino había revocado su decisión.

La decisión del gobierno agrega un elemento al caótico presente que vive Brasil a menos de 24 horas de la votación del Senado.

Comenta con tu Facebook

commentarios