Brasilia, may 9 (SF).- El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, ordenó este lunes la continuación del proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff e ignoró la decisión «intempestiva» que más temprano tomó el presidente interino de la Cámara de Diputados de anular el proceso.

[quote_box_center]El presidente interino de la cámara baja, Waldir Maranhao, lanzó una bomba más temprano al anular la sesión en la que los diputados aprobaron el 17 de abril el impeachment contra Rousseff, argumentando que hubo «prejuzgamiento» y «ofensa al amplio derecho de defensa».[/quote_box_center]

«Ninguna decisión unipersonal puede sobreponerse a la decisión colegiada, aún más cuando fue tomada por el más relevante colegiado de la casa», indicó Calheiros en referencia al plenario de la Cámara de Diputados, que aprobó el impeachment con una arrolladora mayoría de 367 en 513 legisladores.

[quote_box_center]Maranhao anunció su decisión 48 horas antes del inicio de la votación en el pleno del Senado para decidir sobre la apertura del juicio político contra la mandataria, acusada de «crimen de responsabilidad» por ocultar déficit presupuestarios con préstamos de bancos estatales.[/quote_box_center]

De ser aprobado el impeachment, Rousseff sería suspendida del cargo por hasta 180 días mientras dura el proceso, periodo en el que vicepresidente, Michel Temer, exaliado del gobierno y hoy su mayor enemigo, asumiría el poder.

Comenta con tu Facebook

commentarios