Agencias, may 7 (SF).-  Marcos, hijo del difunto dictador Ferdinand Marcos, está muy cerca de hacerse con la Vicepresidencia de Filipinas 30 años después del fin del régimen militar de su padre, en el que unas 100.000 personas fueron asesinadas, torturadas o encarceladas ilegalmente.

[quote_box_center]Desde que se iniciara la campaña electoral de Filipinas hace unos tres meses, Bongbong Marcos ha contado con el apoyo de una parte importante del electorado, que recuerda con nostalgia los años de la dictadura, cuando aseguran que Filipinas era un país mucho más seguro y menos corrupto.[/quote_box_center]

Con el 30 por ciento de la intención de voto a su favor, Marcos es el favorito de entre seis políticos que se han postulado a la Vicepresidencia en las elecciones generales del próximo lunes, en el que también se votará al presidente.

[quote_box_center]Su rival más próximo, Leni Robredo, viuda del popular político filipino Jesse Robredo, está prácticamente empatada con él en la mayoría de las encuestas, y las últimas muestras la sitúan tan sólo un punto por debajo del hijo del dictador.[/quote_box_center]

Sin embargo, a días de las elecciones, Marcos se ha hecho con el apoyo de varias formaciones religiosas que tienen gran poder de influencia en las votaciones filipinas, puesto que votan en bloque.

[quote_box_center]Una de ellas es Iglesia Ni Cristo, conocida por su carácter sectario y con unos dos millones de votantes entre sus filas, que ha “instado” a sus fieles a votar a Rodrigo Duterte para la Presidencia y a Bongbong Marcos para la Vicepresidencia.[/quote_box_center]

Marcos tiene por lo tanto más posibilidades que sus rivales de hacerse con la vicepresidencia pese a las insistentes campañas de organizaciones de defensa de los derechos humanos, que han recordado constantemente los “horrores” que se vivieron durante su dictadura.

Comenta con tu Facebook

commentarios