Cortesía: AFP

Indianápolis, may 5 (SF).- Donald Trump tiene el camino despejado para ser el candidato presidencial del Partido Republicano, pues el único rival que le quedaba, John Kasich, se retiró de la contienda, según anunció el precandidato en un mensaje televisado.

[quote_box_center]»Al suspender hoy mi campaña, tengo renovada y más profunda fe en que el Señor me mostrará el camino adelante», dijo John Kasich. Su salida de escena deja oficialmente a Trump como único aspirante del Partido Republicano en carrera por la Casa Blanca.[/quote_box_center]

El gobernador de Ohio agradeció a su familia, a su equipo y a los voluntarios que han trabajado en su campaña el esfuerzo en los últimos meses, pero reconoció la inviabilidad de su proyecto en este punto de la batalla electoral.

[quote_box_center]»Nadie ha hecho más con tan poco en la historia de la política», dijo Kasich en referencia a ellos y a la escasa recaudación con la que, no obstante, ha sido el último en salir de la carrera presidencial republicana.[/quote_box_center]

Ted Cruz, senador de Texas y quien era el otro rival que le quedaba a Trump, renunció a su campaña el martes tras perder las primarias de Indiana.

Ahora que queda sin rivales, Trump tiene despejado el camino para ser el abanderado del partido centroderechista en las elecciones de noviembre. Todo indica que su rival por el Partido Demócrata será Hillary Clinton.

[quote_box_center]Aunque tiene extensa trayectoria en política, Kasich no logró convencer a un electorado republicano que se ha volcado a la derecha y que está harto con los políticos tradicionales. Kasich es más moderado, pues aceptó algunos elementos de la reforma del sistema médico propuesto por el presidente Barack Obama y pedía que el Partido Republicano sea más tolerante y optimista.[/quote_box_center]

La victoria de Trump en Indiana el martes y la rápida decisión de Ted Cruz de cancelar su campaña resolvieron la candidatura republicana para 2016, pero sigue dejando al partido envuelto en la incertidumbre. Algunos líderes republicanos siguen recelando ante el expresivo magnate y han insistido en que nunca lo apoyarán, ni siquiera en un enfrentamiento contra Clinton.

Trump sigue necesitando unos 200 delegados para asegurar la candidatura, pero la decisión de Cruz de suspender su campaña retiró el último gran obstáculo de su camino.

Por su parte, la campaña del gobernador John Kasich, que ha ganado sólo en su estado natal, Ohio, emitió un comunicado en su cuenta de Facebook.

«Los comunicados de anoche no cambiarán los planes de campaña del gobernador Kasich. Nuestra estrategia ha sido y sigue siendo una que implica ganar la candidatura en una convención abierta». Kasich está casi 900 delegados por detrás de Trump.

El senador de Vermont Bernie Sanders consiguió una victoria sobre Clinton en Indiana, pero el resultado no detendrá la marcha de la ex secretaria de Estado hacia la candidatura demócrata. Clinton llegó a las primarias del martes con el 92% de los delegados que necesita.

El primer reto para Trump será unificar a un partido republicano que se dividió con su candidatura. Y aunque algunos líderes republicanos han acogido al empresario, otros han prometido que jamás votarán por él y lo ven como una amenaza a la existencia misma del partido.

Incluso antes de que finalizaran los recuentos en Indiana, algunos líderes conservadores planeaban una reunión para el miércoles para evaluar la posibilidad de lanzar a un segundo candidato para competir con Trump en el otoño.

Comenta con tu Facebook

commentarios