Brasilia, may 4 (SF).- La Fiscalía ha pedido autorización a la justicia para investigar a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, por asuntos relacionados con el escándalo en la estatal Petrobras, confirmó ese organismo.

[quote_box_center]La petición fue dirigida al Tribunal Supremo y se basa en sospechas de que Rousseff, junto con su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva, y el actual abogado general del Estado, José Eduardo Cardozo, intentó obstruir la acción de la justicia en las investigaciones sobre las corruptelas en Petrobras.[/quote_box_center]

Según explicó la Fiscalía, en el caso de Dilma Rousseff se intentará determinar si se implicó en maniobras para proteger a algunos de los políticos y empresarios salpicados por la corrupción petrolera, con las que incluso habría intentado «obstruir» la acción judicial.

[quote_box_center]Si es aceptada la demanda de la Fiscalía por la Corte Suprema, complicará aún más la ya delicada situación de Rousseff, quien está a un paso de ser sometida a un juicio parlamentario con miras a su posible destitución, por diversas irregularidades fiscales en las que su Gobierno incurrió en los años 2014 y 2015.[/quote_box_center]

Su situación comenzará a definirse hoy, cuando el senador Antonio Anastasia, instructor de una comisión del Senado que analiza el caso, presente un informe en el que pedirá archivar la causa o, como se espera, que el proceso vaya al pleno de la cámara.

En ese último caso, el pleno deberá decidir la semana próxima si se instaura el juicio político, lo que obligaría a que Dilma Rousseff se separe del cargo durante los 180 días que pudiera durar el proceso.

Durante ese período sería sustituida por el vicepresidente, Michel Temer, quien en caso de que se llegue a su destitución completaría el mandato que vence el 1 de enero de 2019.

Comenta con tu Facebook

commentarios