Agencias, abr 27 (SF).- Como muchos chicos de su edad, Tristan vende limonada los fines de semana para sacar unos dólares, pero el caso de Tristan es diferente al de otros niños, porque su realidad no es la misma y es que este pequeño no quiere el dinero para gastarlo en caprichos, él lo necesita para costear su propia adopción.

[quote_box_center]Donnie Davis es la persona que mejor conoce a Tristan. Ella ha estado a su lado desde que el niño tenía tres meses de edad, cuenta la cadena ABC. Davis, que ahora es su tutora legal, tuvo que ver cómo cuando Tristan tenía dos años y medio dejaba su casa para volver con su madre biológica. Las condiciones de vida de la mujer habían cambiado, ahora iba a clase y tenía otro hijo al que cuidar, por lo que las autoridades la consideraron apta para recuperar la custodia de su primer hijo.[/quote_box_center]

Sin embargo, tras un año conviviendo juntos madre e hijo, la vida de la mujer volvió a torcerse y a poner en peligro el desarrollo de Tristan. Su ropa estaba sucia y rota y los constantes cambios de vivienda hacían que el pequeño no tuviese la infancia que merecía.

[quote_box_center]Davis cuenta que durante meses estuvo intentando conseguir la custodia de Tristan al ver el estado en el que vivía, pero no fue hasta que la policía la llamó para decirle que Tristan había sido abandonado en un hogar de acogida que la permitieron llevarle de nuevo a casa.[/quote_box_center]

En 2014, cuando Tristan tenía cinco años de edad, Davis se convirtió en la tutora legal del pequeño. Ahora quieren llevar a cabo la adopción legal del chico, un trámite que acarrea unos gastos que rondan los 10.000 dólares.

[quote_box_center]La familia ha decidido ahorrar en todos los aspectos, móviles más baratos, tarifas de internet y electricidad mínimas, vacaciones canceladas, etc. Sin embargo, aún no es suficiente. Por eso, y ante las dificultades que Tristan contemplaba, el niño ha decidido vender limonada casera en el patio de su casa para poder sufragar parte de los gastos que acarrea la adopción.[/quote_box_center]

Hasta ahora, la familia ha conseguido recaudar alrededor de los 7.100 dólares, de los que 6.500 se deben a la limonada de Tristan, pero además 6.900 dólares fueron donados a través de una recolección en internet. La historia de este chico de Springfield (Missouri) ha llegado a gran parte de la sociedad estadounidense, la propia Donnie cuenta que un hombre fue desde Chicago simplemente para poder comprar una limonada y conocer personalmente a Tristan.

«Gracias, no hay palabras suficientes para agradecer a todos», exclamó Donnie y agregó que el dinero excedente será usado para la educación de Tristan. A cada cliente que le compraba un vaso, el menor le respondía: «De nada, ¡y gracias por ayudar a nuestra adopción!»

[pull_quote_center]Según Davis el proceso de adopción debería terminar en octubre, algo por lo que Tristan está «muy emocionado».[/pull_quote_center]

Comenta con tu Facebook

commentarios