Nueva York, abr 24 (SF).- El canciller de Corea del Norte declaró que el país está listo para detener sus pruebas atómicas si Estados Unidos suspende sus ejercicios militares anuales con Corea del Sur.

[quote_box_center]En una entrevista concedida a la agencia The Associated Press, Ri Su Yong defendió también el derecho de su nación a mantener un disuasivo nuclear y advirtió que Corea del Norte no se atemorizará por sanciones internacionales.[/quote_box_center]

El ministro, en su primera entrevista con una organización de noticias de Occidente, se mantuvo firme el sábado en la añeja posición de Pyongyang de que Washington empujó a su país a desarrollar armas nucleares como un acto de autodefensa.

Asimismo sugirió que suspender los ejercicios militares podría abrir la puerta a la disminución de las tensiones.

[quote_box_center]“Si continuamos en este sendero de confrontación, éste llevara a resultados muy catastróficos, no sólo para los dos países sino también para el mundo entero”, dijo el diplomático. “Es realmente crucial para el gobierno de Estados Unidos retirar su política hostil contra la DPRK (siglas en inglés de la República Popular Democrática de Corea), y como expresión de esto suspender los ejercicios militares, ejercicios de guerra, en la península coreana. Entonces nosotros responderemos de la misma manera”.[/quote_box_center]

Si los ejercicios son suspendidos “por algún período, por algunos años”, agregó, “podrían surgir nuevas oportunidades para los dos países y también para todo el mundo entero”.

Ri, quien se encuentra en Nueva York para asistir a la reunión de la ONU sobre desarrollo sustentable, dijo que la posibilidad de conflicto se ha incrementado significativamente este año debido a que los ejercicios se han realizado, según Pyongyang, en un tono más agresivo y amenazante, incluido entrenamiento para realizar golpes precisos de «decapitamiento» al liderazgo de Corea del Norte.

[quote_box_center]La propuesta de Ri, la cual dijo que espera sea atendida por los responsables de elaborar las políticas de Estados Unidos, bien podría caer en oídos sordos. Corea del Norte, que considera los ejercicios militares estadounidenses-surcoreanos como un ensayo de invasión, ha sugerido a Washington en el pasado propuestas similares, pero Estados Unidos ha insistido que Pyongyang abandone su programa de armas nucleares primero antes de cualquier negociación.[/quote_box_center]

El resultado ha sido un impase entre las dos naciones que Ri dijo coloca a la península en la encrucijada de una guerra termonuclear.

Las sanciones, dijo, no van a cimbrar a Corea del Norte.

[pull_quote_center]“Si ellos creen que realmente nos pueden frustrar con sanciones, están totalmente equivocados”, afirmó.[/pull_quote_center]

Por su parte, Corea del Norte lanzó este sábado desde un submarino lo que parece ser un misil balístico, según informaron autoridades de Corea del Sur a través de un comunicado. La acción ha sido interpretada como un nuevo desafío del régimen de Kim Jong-un a la comunidad internacional y un alarde de su poderío militar.

[quote_box_center]De acuerdo a la versión ofrecida por el Ministerio de Defensa surcoreano, el lanzamiento se produjo a las 6.30 de la tarde, hora local (5.30 de la madrugada, hora del este) desde la costa este de la península de Corea. El supuesto misil hizo un recorrido de unos 30 kilómetros en un periodo de dos minutos.[/quote_box_center]

El pasado 25 de diciembre, Corea del Norte efectuó un ensayo similar, calificado como un fracaso por el Estado Mayor de Corea del Sur.

[quote_box_center]El 6 de febrero, Corea del Norte aseguró que realizó con éxito el lanzamiento de un cohete de largo alcance desde la base de Sohae-también conocida como Dongchang-ri, en el extremo noroccidental del país- y que había puesto en órbita un satélite espacial. La comunidad internacional señaló entonces que podía tratarse de un ensayo encubierto de misiles.[/quote_box_center]

La propaganda de Pyongyang señala que esos ejercicios constituyen preparativos para una invasión a Corea del Sur. Este despliegue de poderío militar también podría estar vinculado con un gran congreso del partido gobernante previsto para el mes próximo con el objetivo de consolidar el poder del líder Kim Jong Un. La promoción de los logros militares sería una manera de ocultar la falta de avances económicos de cara al congreso, el primero desde 1980.

Comenta con tu Facebook

commentarios