Washington, abr 18 (SF).- La Cámara Baja de EEUU, por iniciativa de la mayoría republicana, rechazó hoy en el Tribunal Supremo el plan migratorio del presidente Barack Obama, destinado a frenar la deportación de unos cinco millones de indocumentados.

“No creemos que el Gobierno tenga el poder para poner a estos individuos bajo el estatus de la acción diferida” del plan, afirmó la abogada Erin E. Murphy en nombre de la Cámara, al exponer sus argumentos en apoyo de los 26 estados, liderados por Texas y la mayoría dirigidos por gobernadores republicanos, que bloquean las medidas migratorias de Obama.

Este inusual paso de la Cámara de Representantes coloca al Legislativo enfrente del Ejecutivo en la máxima instancia judicial del país con el argumento de que el presidente “no tiene el poder” para escribir las leyes y solo el Congreso tiene capacidad para legislar, según defendió Murphy.

Comenta con tu Facebook

commentarios