Ciudad del Vaticano, abr 16 (SF).- El papa Francisco realizó emotiva visita a Grecia este sábado para agradecer a su pueblo el recibimiento que ofrece a los migrantes y reunirse con refugiados mientras la Unión Europea ejecuta un controvertido plan para deportarlos a Turquía.

[quote_box_center]La nota final de sorpresa a su visita a la isla griega de Lesbos fue que se llevó en el avión papal a 12 refugiados, así lo anunció el Vaticano.[/quote_box_center]

«El papa ha querido dar un signo de acogida a los refugiados acompañando a Roma en su mismo avión a tres familias de refugiados, doce personas, de las cuales seis menores de edad», indicó el padre Federico Lombardi, quien precisó que la iniciativa fue tomada con el permiso de las autoridades competentes.

Con este gesto, Francisco culminó una breve visita cargada de simbolismo a Lesbos y especialmente a Moria, convertido en centro de detención en virtud del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía que contempla la devolución de refugiados.

[pull_quote_center]El avión papal partió del aeropuerto de Mitilene a las 15.15 hora local (7:15 am. hora peruana) y llegó a Roma a 16.30 hora local (9.30 a.m en Perú).[/pull_quote_center]

El papa Francisco, que estuvo cinco horas en Lesbos, recorrió junto a otros dos líderes religiosos el campo de refugiados de Moria donde se encuentran hacinados 3.000 de ellos que huyen de la guerra.

[pull_quote_center]Luego almorzó con varias familias y escuchó sus testimonios. Desde ahí el Papa pidió al mundo que responda de forma «digna» para resolver lo que calificó la «catástrofe humanitaria más grave después de la Segunda Guerra Mundial».[/pull_quote_center]

En el puerto de Mitilene, la capital de Lesbos, Francisco junto con Bartolomé y Jerónimo II arrojaron al mar tres coronas de laurel al mar, en recuerdo de las víctimas de la migración.

Francisco llegó a Roma de regreso de la isla griega tras pasar allí unas horas y volvió acompañado de doce refugiados procedentes de Siria que serán acogidos por la comunidad de Sant’Egidio en la capital italiana pero con la responsabilidad del Vaticano en los costes de su estancia y manutención, explicó la Santa Sede.

Comenta con tu Facebook

commentarios